Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

¿Se equivoca Bernal?
( 27 Votos )
02.10.12 - MIGUEL HERNÁNDEZ
Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto

¿Se equivoca Bernal?

Es cierto que alguien me podrá 'acusar' de ser parte interesada, y no le faltará razón, pero eso no me inhabilita para opinar de una situación que empieza a bordear el simplismo y el aplauso fácil.

La decisión del máximo responsable de personal va en la dirección contraria a su nivel intelectual. Cuando un dirigente político opta por el populismo (igual que la Secretaria General del Partido Popular, la Sra. De Cospedal con su decisión de convertir un parlamento regional en un club de amigos, y por lo tanto, limitando la entrada en la vida pública a los nobles y ricos, como en la España medieval) frente a la responsabilidad, pasa a formar parte de los políticos que pasarán a la historia con más pena que gloria.

Fui de los que creyeron que con la llegada de Bernal al Consejo de Gobierno ganaríamos todos, pero me equivoqué, él sabe mejor que nadie, sobre todo porque es de los pocos que tienen todos los números en las manos, que la decisión de volver a cortar la hierba bajo los pies de las organizaciones sindicales, no es un criterio económico, sino politico.

El Consejero Bernal ha optado por formar parte de la grada donde se sientan aquellas personas que defienden que los representantes legítimos de los trabajadores forman parte del problema. Ha optado por compartir postulados de algunos medios de comunicación como Intereconomía y análogos. Se ha dejado llevar por la corriente y la palmadita en el hombro. En definitiva, aunque él crea que ha subido un escalón en su carrera profesional, ha bajado uno en su nivel político personal.

LA UNIDAD OTRA VEZ ROTA

Todo apunta a que algunas organizaciones sectoriales y corporativistas van a apoyar al Consejero Bernal en este camino, y esa si que es la peor noticia para el conjunto de los trabajadores. Si ahora, en los peores momentos de la crisis económica no hemos sido capaces de aunar un discurso vertebrado y único, es que probablemente no hemos sabido estar a la altura de las circunstancias. Y alguien, con el tiempo deberá hacer autocrítica y analizar todo lo que está ocurriendo.