Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

¿A quien pretenden engañar?
( 15 Votos )
07.10.12 - MIGUEL HERNÁNDEZ
Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto

Centro de Cualificación Turística

No se a quien pretenden engañar con la nueva supresión de organismos y creación de nuevos, pero la penúltima ocurrencia del gobierno regional tiene mérito: 'convencer a los murcianos que estas medidas sirven para algo'.

El pasado viernes el Consejo de Gobierno anunció que suprimía algunos organismos relacionados con el mundo de la cultura y el turismo, y que se creaban dos nuevos Institutos, el de Turismo y el de Cultura, y que se refundirían estos organismos con las Direcciones Generales correspondientes.

Con esta decisión lo único que crearán será mezclar intereses privados con públicos, sólo eso, pues lo que es ahorro, no habrá ninguno.

 ¿Qué pasará con los funcionarios que pasen a depender de dicho Insituto, tendrán que obedecer órdenes de sus gestores privados?

¿Les darán la opción de pedir una excedencia y pasar a ser laborales?

¿Donde está el ahorro si desaparecen Directores y Gerentes pero se crean nuevos Directores de Insitutos  y Directores de Área?.

Demasiadas preguntas que me temo nadie responderá. Siempre he defendido que a la administración regional le sobra grasa, pero siguen empeñados en quitarle músculo. Y así nos va.

AYUNTAMIENTOS

En los próximos presupuestos de la comunidad autónoma habrá una partida que marcará un antes y un después para muchos ayuntamientos, ya que las partidas presupuestarias destinadas a los municipios caerán considerablemente, y muchos proyectos finalistas, principalmente los destinados a temas sociales, verán cortadas de raíz su viabilidad.

Las Mancomunidades de Servicios Sociales pueden que toquen a su fin, aquellos trabajadores que su salario y trabajo dependen de dichas aportaciones también verán frustradas sus pretensiones de seguir relacionados con la administración, y por lo tanto, a la crisis financiera de muchos ayuntamientos murcianos, se sumará ahora la crisis social que generarán al tener que decirles a sus trabajadores que se acabó, y que la lista interminable del paro es su única y de momento opción.