Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

Duro revés al Consejero Bernal
( 20 Votos )
14.06.13 - MIGUEL HERNÁNDEZ
Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto

¿Puenteado?

Tras confirmarse los peores augurios, que alguna organización sindical jugaba jugaba con San Esteban entre sus filas, el Sindicato Médico ha matado dos pájaros de un tiro: Ha ridiculizado al Consejero Bernal, y al resto de organizaciones sindicales los ha cogido (no hacer interpretaciones argentinas con este verbo) con el pie cambiado.

Ahora, tras este varapalo a los Planes de Ajuste del Consejero Bernal, sólo cabe una preguna: ¿De donde van a salir el dinero que suponía rebajar las guardias a los médicos?

Me temo que la Consejería tenía un Plan B, y al margen de modelos de gestión, el cierre de centros del IMAS puede darnos una pista de por donde pueden ir los tiros.

Si a esto le sumas, el gran cariño que el Presidente tiene hacia el Sr. Mendoza (Universidad Católica) y que todo lo que pide por su boca le es concedido de inmediato: Medicina, prácticas en hospitales públicos, etc., etc., no sería nada extraño que los rumores, cada vez más consistentes, de ceder bajo un precio simbólico, a la UCAM un hospital para montar aquí, en nombre de la excelencia sanitaria, un negocio próspero, esté a la vuelta de la esquina.

Pero al margen de rumores, donde tiene que producirse una profunda reflexión es en la Consejería de Economía y Hacienda. Ellos saben mejor que nadie que se les ha ninguneado, engañado y que la puñalada trapera que le han dado desde la Presidencia es tela.

Me niego a pensar, que esta estrategia orquestada desde San Esteban desde el principio, tuviera el beneplácito de la Consejería de Economía, y ahora es fácil decir que esto se veía venir, pero por escrito y hace tiempo dije que el sindicato y colegio médico debería dejarse de hipocresia y sentarse de una vez los viernes en el Consejo de Gobierno, no con voz y sin voto, sino con voz y voto. Y aquí paz y después gloria.