Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

Privatizando primero a los disminuidos
( 32 Votos )
17.06.13 - MIGUEL HERNÁNDEZ
Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto

El IMAS empieza a desmantelar los Servicios Sociales

Cada día que pasa, el IMAS me recuerda aquel repetidor de la clase que lo primero que hacía era meterse con los más débiles para dejarles claro quien mandaba allí. Y que en la clase no se podía dar un paso sin contar con él.

Abusica. Así era como catalogábamos a quienes de forma arbitraria y despótica hacian uso de su superioridad frente a los demás. el IMAS está actuando contra los usuarios y trabajadores de la misma forma. Y no dudarán en intentar ridiculizar y humillar a quienes se atrevan a rebatir sus patéticos argumentos.

El futuro del Centro Ocupacional de Espinardo está gris, quizás negro, pero no será el primero. El IMAS tiene su propia 'hoja de ruta' respecto a los Centros dependientes de él. Y por lo tanto, el resto de Centros Ocupacionales seguirán la misma línea.

¿Qué pasará con los trabajadores?

Pues se tenderá a la redistribución, los interinos irán poco a poco abandonando sus puestos, salvo aquellos que sustituyan a personal fijo, al final quedarán dos o tres centros de forma marginal y residual, y que seran gestionados de forma privada.

¿Qué pasará con los usuarios?

Al IMAS los usuarios les importa un pepino, para ellos son simples números y un problema mantenerlos. Por eso desde hace tiempo dieron la espalda al carácter educativo que deberían tener derecho los usuarios, y por eso ahora les supone una carga financiera. Al IMAS les da igual amontonar disminuidos en centros concertados, más aún, cuanto menor sea el coste de 'mantenerlos' más cumplirán sus objetivos.

¿Y los profesionales?

Hay un debate que está pasando desapercibido, y es el profesional que lleva años dejándose la piel cuidando a estos disminuidos, limpiándole los mocos y la mierda, intentando poner un poco de orden y educación en sus delicadas cabezas, reventándose a pesar de los dolores de espaldas a ayudarles a caminar, en definitiva, llevan años dedicándole lo mejor de su vida a ellos.

De todos los años que llevo en la administración, tengo que reconocer que ni educación ni sanidad, ni profesores ni médicos, para mi, quienes tienen todo mi reconocimiento son los profesionales de los servicios sociales, y encima son los peores pagados. Lo que les digo, para ponerles un monumento, en cambio el IMAS los trata como una mierda.