Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

Las Mentiras del Centro Ocupacional de Espinardo
( 35 Votos )
20.06.13 - MIGUEL HERNÁNDEZ

Cuando uno quiere defender una postura con mentiras, lo normal es tender a hacer el ridículo. Y eso mismo está ocurriendo con los altos cargos de la Consejería de Sanidad, con su máxima responsable a la cabeza, al argumentar el deterioro del edificio que alberga a un centenar de discapacitados psíquicos.

Hace unos pocos meses, el mismo Director General de Discapacitados, en una visita al propio Centro (en diciembre pasado) elogiaba el centro, hoy, meses más tarde, se dice que su estado preocupa a los técnicos y que por eso han decidido cerrarlo.

Antes se coge a un mentiroso que a un cojo

Primera mentira:

El Centro nos recibe con una placa en la que dice que el propio Presidente lo inauguró en el año 1997 junto al entonces Consejero de Sanidad y Política Social Francisco Marqués.

El Centro reúne unas condiciones excepcionales para el mejor desarrollo de estas actividades, espacios grandes, talleres amplios y seminuevos, aire puro, luminosidad, aparcamientos, incluso un pequeño jardín interior. Pero eso sí, ni una grieta en todo el edificio.

Así que el principal argumento de que el Centro está para tirarlo, es simplemente una pura falacia.

Segunda mentira:

La Consejería garantiza la prestación del mejor servicio a los usuarios. El actual servicio público que garantiza la mejor prestación a estas personas dejará de prestarse, punto y aparte.

La reubicación de sus usuarios (27 anuncia la Consejera, cuando en realidad a estos habría que sumar otros 74 que estarían en Centros de Día) afectará directamente a la calidad del servicio público.

Tercera mentira:

Mejor dicho, la verdad que no se dice, que es la peor de las mentiras.

Este repentino anuncio del desmantelamiento, sólo se basa en que cerca de 50 interinos serán enviados a las listas del paro, ya que a los seis que actualmente trabajan en Espinardo, hay que sumar los más de 40 funcionarios y funcionarias de carrera que desplazarán a otros tantos interinos.

Lo que significa que en torno a un millón y medio de euros serán ahorrados por el IMAS, y a esto hay que sumar el ‘favor’ que se le hace desde la administración regional a los distintos centros concertados para garantizar su mantenimiento.

Cuarta mentira:

Esta decisión no es un tema puntual y coyuntural, sino que sigue una línea estratégica, y después de Espinardo vendrá El Palmar, Cieza, Churra, etc., esperemos que este tsunami privatizador puede pararse.

La Dirección del IMAS está intentando apagar este fuego como sea, pensaban que el ruido sería minoritario, y por eso están cometiendo error tras error argumentando mentiras, y las pocas explicaciones que se están dando son fruto de la presión, eso sí, ahora basan todas sus esperanzas, en que el verano y el calor diluya las ganas de luchar de los trabajadores y familiares, rociándolo con ofertas personales a ambos colectivos. Y aquí puede radicar una de las mayores debilidades de la Plataforma que será creada hoy.

¿Hay alternativas?

Está demostrado que si hay alternativas (traslado a otro centro, por ejemplo) a los argumentos que hoy en día se están poniendo sobre la mesa, el problema es que la mentira en la que se está basando tiene las patas muy cortas.

¿Por qué no hay un informe técnico?

Todos los trabajadores y familiares perderían su defensa si la Administración Regional enseñara el informe técnico en el que se basan para decir que el edificio está en estado ruinoso, y sino no lo tienen, ¿Por qué se niegan a que exista un informe imparcial?.

La administración tiene técnicos suficientes (de sobra diría yo) para hacer un informe serio y riguroso sobre la situación técnica del edificio, y en cambio no lo hacen. Mentiras sobre mentiras.

¿Incompetencia o simplemente ignorancia?

Ninguna de las dos cosas, es la suma de ambas, incompetentes por no saber recortar donde menos se necesita, e ignorancia por desconocer el terreno que se pisa.