Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

Privatización ITV's: ¿Puede la Asamblea darle la vuelta a la tortilla?
( 18 Votos )
20.03.17 - MIGUEL HERNÁNDEZ
Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto 

 

La Comunidad Autónoma a través de la Dirección General de Industria tomó una decisión pensando que nadie rechistaría, que la mejor forma de tapar su incompetencia a la hora de gestionar las ITV's es terminar no solo de privatizar la única que quedaba pública en pie, sino apostando por crear una gran red de ITV's privadas, y encima haciéndonos creer, como si la sociedad fuera un tanto idiota, que eso repercutiría positivamente en el bolsillo del contribuyente. Pero la Asamblea, a raíz de una iniciativa de PODEMOS, puede como mínimo sacar los colores a más de uno, y es que si al final no se disuelve la Asamblea, y se hace un estudio económico serio, más de uno puede llegar a la conclusión de por qué tanto interés en privatizar un servicio que podría dar, en caso de ser gestionado eficaz y eficientemente, no como hasta ahora, millones de ingresos a las arcas públicas regionales.
 

Y es que algunos siguen actuando como si el rodillo de las mayorías populares les amparara para siempre, pero esto afortunadamente no es así, y algunas personas, empeñadas en demostrar que privatizar no siempre es la mejor solución para que un servicio público funciones, han entendido que si 'La montaña no va a Mahoma, Mahoma tendrá que ir a la montaña'.

Frenar o por lo menos, poner todas las cartas boca arriba en este proceso de privatización, era imposible hacerlo en las mesas de negociación tradicionales, y desde este Canal, venimos insistiendo que por fin, los defensores del sistema público tiene otros caminos que explorar, y la Asamblea Regional, se está convirtiendo en una alternativa real para defender otros modelos de gestión pública, entre otras cuestiones.

No tengo ni idea si al final, el proceso privatizador iniciado podrá recondurise, pero por lo menos, saber que un puñado de empleados públicos está poniendo a más de uno al borde de un ataque de nervios, es ya un rayo de esperanza en medio de este jodido y largo túnel en el que estamos miles de funcionarios metidos desde hace años.