Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

PEPE MOLINA: ¿DON QUIJOTE O SANCHO PANZA?
( 9 Votos )
22.06.17 - MIGUEL HERNÁNDEZ
Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto 

Don Quijote 'Molina'  y su 'Ama' Peñalver

Es el Presidente del Consejo de la Transparencia, pero algunos se empeñan en tratarlo como si fuera Sancho Panza, aunque él prefiere pensar que está más cerca de Don Quijote, pero a diferencia del Hidalgo Caballero, sabe que lucha contra gigantes de verdad, aunque se empeñe en intentar convencerse que son solamente molinos de viento.

San Esteban nunca creyó en la transparencia como él cree, y desde el primer instante fue y sigue siendo tratado como un escudero, no como un noble caballero, por eso le negaron y le seguirán negando el pan y la sal. Ni siquiera se le ofrece comida a Rocinante para que cabalgue por la Región buscando a su Dulcinea (una ley imaginaria que ilumine tantas sombras y rincones oscuros que hoy habitan en demasiados despachos), teniendo que soportar sobre su cansada pero erguida espalda no solo el combustible necesario para avanzar, sino hasta los cafés que se quiera tomar.

Los ‘Bachilleres’ de San Esteban cuando lo ven llegar, de uvas a peras, lo tratan como a Sancho Panza cuando lo nombraron gobernador de la ínsula Barataria, lo reciben con afecto y con muchas fotos, pero en realidad confían que en la puerta le espere Rucio y no Rocinante.

Pero Don Quijote sigue empeñado en seguir escribiendo su propio libro de Caballerías, y me temo que mientras la salud le acompañe, no lo parará, por mucho que se empeñen en frenar su ‘locura’, ni Sansón Carrasco, por muy joven e inexperto que sea, y que fue elegido por la ‘gracia de Dios’ un mes de abril lo conseguirá, como no lo hizo Maritornes.

Seguirá luchando por su ‘Dulcinea’, y espera que su ‘Ama’, de nombre Rosa y de apellido Peñalver le ayude a descubrirla un día de estos, y seguirá caminando buscándola junto a su Galgo, su Cura y de momento su personal y amada ‘Aldonza Lorenzo’.

Recorrerá clases, teatros y platós, visitará junto a su inseparable Rocinante pedanías, pueblos y ciudades, y cuando nadie lo vea, se girará para hablar con su Sancho Panza imaginario sobre sus aventuras y desventuras.

- Algún día amigo Sancho encontraremos a Dulcinea, y será entonces cuando volveremos a casa a descansar, ya no tendremos que ir más a Palacio a que se rían de nosotros, Rocinante y Rucio podrán por fin hablar de sus cosas te lo prometo, y será entonces cuando esta historia habrá empezado, y les tocará a otros seguir escribiéndola.