Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

BIENVENIDOS A LA REPÚBLICA INDEPENDIENTE DE MAZARRÓN
( 12 Votos )
23.06.17 - MIGUEL HERNÁNDEZ

Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto  

 

Más de cuatro meses, es decir más de 120 días llevan un buen puñado de empleados públicos acampados en un municipio, Mazarrón, que cada día que pasa es más que evidente que existe un problema serio de capacidad de negociación por parte del propio ayuntamiento, llegando incluso la corporación a decir públicamente y sin sonrojarse, que las puertas están abiertas a los trabajadores para cuando quieran, y es que algunas personas,  es probable que deberían empezar el tratamiento cuanto antes.

Ningún trabajador en su sano juicio, y menos empleados públicos se lanzan a estar más de cuatro meses en la calle reclamando una solución a sus graves problemas. Y es que hay sitios que el ayuntamiento funciona más como un cortijo, con sus capataces incluidos, que como un lugar donde tanto el acceso como el servicio que se presta está regulado.

Manejar un ayuntamiento optando por la privatización con el objeto de convertirse a su vez en una ETT, donde ‘recomendar’ a la empresa adjudicataria qué personas son las más idóneas para trabajar en ella, prestando un servicio público, es más bien propio de despotismos, y lo peor de todo es que ni tan siquiera son despotismos ilustrados.

Muchos ayuntamientos tienen problemas de Secretario, Interventor y Tesoreros, y eso ocasiona a veces cometer irregularidades, unas veces por desconocimiento, otras por incompetencia, pero en otras ocasiones a sabiendas de que están vulnerando principios básicos elementales.

La ‘República Independiente de Mazarrón’ lleva demasiados años en manos de personajes curiosos, y quizás por ese motivo, el problema existente no es de fácil solución, ya que cuando uno lleva en el ADN saltarse las normas, suele ir acompañado de actitudes y aptitudes poco democráticas.

Es más que evidente que la situación actual tiene pocas salidas: El arbitraje o la mediación, y cuanto antes se pongan a pensar en ella, menos hará el ridículo la corporación municipal. Dar lugar a la llegada del verano para que los turistas vean tiendas de campaña en su paseo marítimo, donde se escenifica el conflicto, es no solo ser de poco inteligentes, sino de cometer un grave error.

Esperemos que no tenga que pasar ninguna desgracia para que el equipo de gobierno se dé cuenta de que gobernar de espaldas a lo más importante que tiene un ayuntamiento, sus recursos humanos, es un acto preocupante de ceguera política.

De momento, el conflicto tiene un claro perdedor: Los ciudadanos de Mazarrón y la imagen que se está trasladando, pero es lo que tiene vivir en una República Independiente.