Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

Echo de menos a PAS. (Noelia Arroyo - Consejera y Portavoz del Gobierno Regional)
( 15 Votos )
24.06.17 - MIGUEL HERNÁNDEZ
Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto 

Noelia Arroyo, portavoz del Gobierno Regional

Es difícil encontrar a una Cartagenera por los cuatro costados devota de la Virgen de la Fuensanta, tanto que a su propia hija le añadió el nombre de la Patrona de Murcia, pero Noelia Arroyo es un saco lleno de sorpresas. Lleva más de dos años ‘enganchada’ a la política, y me temo que tardará un tiempo en empezar a desintoxicarse, de momento ni lo contempla pedir ayuda, pues cree que está haciendo un gran servicio a su Región. Cuando le pregunté que cuando fue la última vez que vio una película, me dice que ni lo recuerda, hace un año creo, fui a llevar a mi hija a ver Dori, curioso en una persona que ha dirigido la cultura de la Región en los dos últimos años.

Para ella Pedro Antonio Sánchez es su ‘ídolo’, de hecho gracias a él dio un salto tan grande que ni ella misma esperaba, pero sin ninguna duda, PAS tiene en ella no solo una aliada fiel y leal, sino una amiga. No se corta lo más mínimo en defender la presunción de inocencia más allá del juicio oral,  su ex jefe es como Dios, y espera que al igual que Jesucristo, que resucitó al tercer día, PAS lo haga dentro de tres meses o tres años, y está convencida que volverá más alto y más fuerte. Se niega a pensar que en Madrid ya lo han dado por amortizado, de hecho casi nadie se quiere poner al teléfono cuando llama.

Defiende las maneras de su actual Presidente, faltaría más, pero sus ojos no le brillan tanto cuando habla de FER, quizás porque aún está pasando su particular duelo, o bien porque sea consciente de que la vieja guardia le ha puesto en la frente fecha de caducidad al actual inquilino de San Esteban. Patricia, alcaldesa de Archena y Pepe Ballesta son los nombres que barajan las dos facciones enfrentadas para las elecciones de 2019, aunque la CROEM sigue apostando por Juan Bernal, que podría ser finalmente una solución de consenso, aunque aún se recuerdan en San Esteban cuando ambos, Bernal y Ballesta, discutían, y es que eran con diferencia los dos únicos animales políticos con proyectos muy diferentes.

Sabe que cada que día que pasa, su candidatura a alcaldesa de su ciudad, Cartagena, gana enteros, no porque la gente la vea como la mejor candidata, sino porque el deterioro del partido en Cartagena es tan evidente, que cualquier otra opción solo conseguiría dividir. De momento, esta simpatizante y comprometida popular, no es afiliada, simplemente se deja querer, es la mejor manera de que la frustración no invada sus sentimientos.

Le preocupa la imagen del gobierno, tanto que la transparencia para ella es secundaria, a pesar de que tiene claro que ‘mayor transparencia es sinónimo de menos corrupción’, de hecho ha delegado cualquier acuerdo en su mano derecha, que es también la mano derecha de PAS, Enrique Ujaldón, el mismo que hace unos meses dirigía Turismo y al rato los recursos humanos de Educación. Tiene claro que la transparencia no debe ser una mesa de camilla donde cotillear, sino un lugar donde investigar y apoyarse a la hora de tomar decisiones.

A pesar de sus 38 años, solo el presidente es más joven que ella, dos años al lado de PAS le han hecho fortalecer sus puntos fuertes, y el cuerpo a cuerpo sigue siendo un cuadrilátero donde se desenvuelve a las mil maravillas, y es que como dice el dicho popular: ‘cuando uno camina al lado de un cojo, si al año no cojea, renquea’.

Su mayor defecto es que cree tanto en el trabajo en equipo que no ve los fallos que cometen, a veces intencionados, otras veces por falta de preparación, el caso es que de vez en cuando, aparece en medio de un charco que ni ella misma imaginaba, y para salir de ellos, a veces le ha costado alguna que otra cicatriz.

Sabe que mientras PAS sea Presidente del partido tendrá una mano que le acompañe, pero eso la convierte en una política ‘tutelada’, y cuanto antes se desprenda de la muleta, mejor para ella, aunque como los apóstoles, si ha de morir en la cruz con él, se muere y punto.