Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

Consejo de la Transparencia & Consejería de Transparencia: No hay conflicto, simplemente es la 'guerra'.
( 12 Votos )
14.07.17 - MIGUEL HERNÁNDEZ
Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto 

Pepe Molina y Rosa Peñalver

La no renovación de un cargo en el Consejo de la Transparencia ha sido simplemente la gota que ha colmado un vaso lleno de desconfianza, deslealtad y confrontación.

Seguramente lleva razón la Consejería que el perfil del Director de la Oficina no es el adecuado, pero no es menos cierto que el propio Gobierno Regional nombró hace poco a bombo y platillo a un alto cargo, algo más que conflictivo por cierto, Director del BORM y tuvieron que cambiar el perfil de la plaza corriendo y medio a escondidas para poder nombrarlo.

La diferencia es que en el caso del BORM había voluntad política de poner a esta persona al frente de una institución que funcionaba correctamente, aunque ello suponga poner en peligro la estabilidad del propio organismo, y en el caso del Consejo de la Transparencia, había voluntad de enviar a Pepe Molina un mensaje claro.

Que Pepe Molina se había convertido en algo más que una piedra en el zapato del gobierno regional era más que evidente, de hecho sus encontronazos con la anterior Consejera de Presidencia eran famosos, y todo lo que conseguía la ‘voz’ del Consejo era a base de quejas y reclamaciones.

Se habilitaron oficinas en el centro de Murcia con tan pocas ganas que solo faltó que no le dieran las llaves, y por si faltaba poco, enviaron a gente de confianza a ‘trabajar’ a su lado. Era la respuesta a meses de peticiones.

Las diferencias seguían aumentando hasta que llegó el cambio de gobierno, y muchos esperaban que las cosas cambiaran, aunque en el fondo sabían que el aceite y el agua es difícil, por no decir imposible que casen. Y es que los genes tiran mucho.

La nueva responsable de Transparencia delegó en Enrique Ujaldón cualquier relación con el Consejo, lo que fue visto como un desprecio a una institución que depende de la Asamblea Regional, de hecho a fecha de hoy es surrealista que la máxima responsable de esta área aún no haya recibido y despachado largo y tendido con el Presidente del Consejo, y por supuesto, en la lista para ser recibido por el Presidente está de los últimos, así que de momento se puede ir tranquilo de vacaciones Pepe Molina que no lo van a llamar de San Esteban, no en 2017, puede incluso planificar las vacaciones de 2018.

El objetivo último es desprestigiar y provocar la dimisión de Pepe Molina, y para ello no se van a escatimar artimañas y estrategias, y si para ello hay que ir quitando de su lado su gente de confianza no dudarán en hacerlo, el fin justifica los medios.

Si el gobierno fuera no solo inteligente sino listo, cuestión que empiezo a dudar seriamente, haría de Pepe Molina su mayor aliado y no su peor enemigo. El gobierno sabe que ahora mismo decir Consejo de la Transparencia es decir Pepe Molina, así que muerto el perro se acabó la rabia. Pero para acabar con Don Quijote no será fácil, y si no que se lo digan a Sancho Panza.