Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

El Gobierno Regional se enreda con la transparencia
( 18 Votos )
16.07.17 - MIGUEL HERNÁNDEZ
Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto 

Pepe Molina y Esther Arizmendi

Definitivamente el problema no se llamaba María Dolores Pagán (ex consejera de Presidencia), ni tampoco se llama Noelia Arroyo (Consejera de Transparencia, Buen Gobierno y Portavoz), se llama Partido Popular.

El gobierno está actuando en materia de transparencia como pollo sin cabeza, como elefante en cacharrería, como un barco a la deriva. Y es que el verdadero problema está en el ADN de un partido y un gobierno acostumbrado demasiado tiempo a traficar a oscuras, firmar a escondidas, adjudicar a dedo y menospreciar a los ciudadanos gracias a la inyección de votos que cada elección recibía. Cambiar de la noche a la mañana la cultura de una generación es imposible, por mucho que se empeñen algunos.

Estoy convencido de que no hay, o mejor había, nada personal contra Pepe Molina, sino contra lo que representa, y es que cada mañana que sale el sol, los populares maldicen esos mil votos que les faltaron para el diputado 23. Con esos mil votos, no habría Pepe Molina, ni reforma electoral, ni Consejo de la Transparencia, o si, quizás con alguien más ‘domable’, ni ley del Rosell, ni tan siquiera cogerle el teléfono a Miguel Sánchez, al que odian tanto como sus propios compañeros de partido.

Las relaciones entre el gobierno y el Consejo han saltado por los aires, ahora todas las miradas irán dirigidas a desprestigiar, machacar y humillar a Pepe Molina, sobre todo después de recibir la carta que ha enviado a la Consejera, donde no deja títere con cabeza a base de verdades como puños.
Incluso llega a pedirle textualmente que ‘le ruego que anule y deje sin efectos la reunión que le solicité, ya no merece la pena tener una reunión con una persona (Noelia Arroyo) que no ha mostrado interés en el tiempo transcurrido, y sin embargo le ha faltado tiempo para irrumpir en un espacio que no le compete…’.

Posiblemente estemos asistiendo a los últimos días de Pepe Molina como Presidente del Consejo de la Transparencia, y el gobierno pida su cabeza para volver a sentarte con el Consejo, todo dependerá de si la Asamblea le respalda, y no me extrañaría que alguien le traicionara.

Vengo diciéndolo hace mucho tiempo, si yo fuera asesor del gobierno regional, haría de mi pecado virtud, pero como dice el dicho popular, la cabra tira al monte.

Hace unos días escribía que la ‘guerra’ había comenzado, y lamentablemente promete ser cruel y despiadada. ‘Lo veis como Don Quijote está loco’ van diciendo ya algunos por Palacio.

PD.- Sería todo un detalle que Esther Arizmendi dijera algo.