Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

ITV: U.G.T y CC.OO. echan un pulso a la Consejería
( 7 Votos )
28.07.17 - MIGUEL HERNÁNDEZ
Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto 

UGT y CC.OO. anunciando su posición ante el conflicto de la ITV

El próximo lunes habrá finalmente huelga en las ITV's de la Región. U.G.T., y CC.OO., han decidido liderar una presión que lleve sobre todo a que la Región no pierda el último bastión que supone la ITV de Alcantarilla. ¿Sus argumentos?, indudablemente son de peso, ya que la razón está de su lado, y es que si hay un sector que podría convertirse en una herramienta eficaz para que las arcas regionales tuvieran una inyección económica, es precisamente este, siempre y cuando se actue con eficacia y eficiencia.
 

'Nunca es tarde si la dicha llega', dice el rico refranero español. Por eso, que las dos principales organizaciones sindicales de momento hayan dicho NO a la Consejería de Economía, es un dato cuando menos esperanzador, y es que como deciamos en artículos anteriores, el problema de fondo no es el futuro de un puñado de empleados públicos que están demostrando ser más correosos de lo que muchos esperaban, sino lo que realmente se está jugando en este partido, es el modelo de gestión que se quiere dar desde la administración sobre un sector que indudablemente tiene un componente económico importante.

Esperemos que el respaldo de estas dos organizaciones a la demanda de sus trabajadores llegue a buen puerto, aunque me temo que en la Asamblea Regional, los diputados que están a favor de externalizar servicios públicos no esenciales son algo más que mayoría.

Sería bueno que en caso de acuerdo, hubiera claúsulas de recisión o de recuperación de este servicio por parte de la administración, y es que la vida puede dar muchas vueltas, y la Asamblea Regional más, sobre todo después de modificar la ley electoral regional.

De momento el partido continúa, aunque el árbitro siga siendo demasiado casero y a veces descarado.