Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

ASAMBLEA REGIONAL: El nuevo ámbito de negociación de los empleados públicos. Se privatiza la OPE del SMS.
( 10 Votos )
25.08.17 - MIGUEL HERNÁNDEZ
Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto 

 

 Hasta hace unos meses, el ámbito de negociación de las condiciones laborales de los empleados públicos se situaba en muchos casos en las diferentes mesas de negociación, algunas veces en despachos y encuentros privados, e incluso se hacía en algún bar o restaurante. Pero muchos colectivos de empleados públicos han encontrado una nueva y a veces eficaz herramienta en la Asamblea Regional, y es que ante la pérdida de contrapeso en la negociación, había que buscar 'agua en el desierto'. El penúltimo ejemplo lo tenemos en la privatización de las oposiciones del SMS.

Ayer fue la plataforma 'Salvemos el Rosell' quienes tiraron de Boletín Oficial de la Región de Murcia para poner en jaque al propio Servicio Murciano de Salud, obligando al Presidente a firmar una norma en la que ni creía y confiaba, ahora la privatización de las ITV's también se habla en Cartagena, y mañana serán otros colectivos los que ante la falta de acuerdo e incluso de negociación, saltarán el Puerto de la Cadena para dirigirse legítimamente a la Asamblea Regional para que los grupos de la oposición se conviertan en sus interlocutores sociales.

La privatización de las oposiciones del SMS es un nuevo insulto al sector público en general y a cientos de empleados públicos. 

Quien o quienes deberían hacer una lectura más en profundidad de este nuevo escenario, son las propias organizaciones sindicales, que ante la evidente pérdida de capacidad de presión y negociación, fruto de muchos factores, están comprobando en sus propias carnes como 'están siendo puenteadas'.

Habrá algunas organizaciones que apostarán por convertirse en intermediarios entre los colectivos de trabajadores y trabajadoras con los grupos políticos de la oposición, parcheando un problema de fondo, y es que sería bueno que se las condiciones laborales y económicas de los empleados públicos se volvieran a debatir y acordar en sus respectivos ámbitos de negociación.

Todo apunta a que en las próximas elecciones autonómicas no habrá de nuevo mayorías absolutas, pero depender de las distintas fuerzas políticas y su configuración, es un grave error que a la larga perjudica y mucho a los empleados públicos.

Estoy convencido que algún día, las organizaciones sindicales tendrán que abrir el debate interno e intenso sobre el presente y futuro de ellas en la negociación colectiva. El tiempo ha demostrado que el camino elegido ha debilitado tanto al sector público como a los propios sindicatos, perdiendo fuerza, credibilidad y presencia, y por eso, sindicatos sectoriales con métodos insolidarios y a veces amenazantes, han ganado popularidad y presencia en un sector donde la atomización de la negociación es el verdadero cáncer que está acabando con la fuerza de los empleados públicos.

Los empleados públicos tenemos un gravísimo problema, y por eso algunos se agarran a un clavo ardiendo, aunque tengan que ir a Cartagena a agarrarse a él.