Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

En un conflicto la primera 'víctima' es siempre LA VERDAD
( 17 Votos )
04.10.17 - MIGUEL HERNÁNDEZ
Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto 

 

En cualquier guerra o conflicto lo primero que se intenta hacer por los actores implicados es manipular la verdad. Y en el conflicto de Cataluña hay demasiada gente manipulándola.

El President Puigdemont , su gobierno y la mayoría de su parlament mienten cuando hablan de número de heridos, cuando cuentan independentistas y votos, engordan las cifras cuando convocan una manifestación, esto es un mal endémico en el país, dicen medias verdades sobre el futuro económico de Cataluña, no les dicen la verdad a sus ‘holligans’ sobre su futuro en la Unión Europea, engañan a la sociedad y a la comunidad internacional apropiándose del papel de víctimas de un país represor, e incluso se creen sus propias mentiras cuando ven en los Mossos la policía cercana y amable en el país de las maravillas, es como si las cargas que han hecho y muchas, o cuando han impedido votar en otras ocasiones a sus conciudadanos fueran parte de una pesadilla, y manipulan la televisión pública catalana prostituyéndose sus profesionales por mantener el estómago lleno y la casa caliente en invierno y fresca en verano. Mienten, mienten y mienten.

Y el Presidente Rajoy, su gobierno y una parte del arco parlamentario español mienten cuando hablan de heridos en las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, mienten cuando nos quieren hacer creer que lo de Cataluña se solucionaría con el tiempo y una caña, mienten cuando dicen que no interfieren en la fiscalía general, y nos mienten cuando nos quieren hacer creer que todo lo que está pasando en este país es solo por culpa de un puñado de anticapitalistas desalmados, y manipulan la televisión pública de forma obscena y grotesca. Mienten, mienten y mienten.

Estoy harto de tantas mentiras.

España no es un país opresor, lo que es opresor es tener a trabajadores contratados dos o tres horas y que trabajen diez, pagar salarios de seiscientos euros, lo que es opresor es cuando el partido de Artur Más defendía en Europa que los trabajadores echaran 65 horas semanales, lo que es opresor es la última reforma laboral (apoyada por Puigdemont y Rajoy) que mandó a la puta calle a miles de mujeres y hombres con una mano delante y otra detrás.

Opresión es intentar llegar a final de mes millones de familias que apenas pueden pagar la luz y el agua, opresión es que haya jóvenes que no puedan estudiar por falta de medios públicos, opresión es cargar sobre los jubilados y jubiladas a los nietos, opresión y frustración es lo que siente un joven cuando después de estar independizado ha tenido que volver a casa de sus padres con el rabo entre las piernas, opresión es estar preparado para gestionar una empresa y terminar sirviendo cañas a alemanes e ingleses en la costa brava tarraconense, opresión es llegar a los treinta años y seguir entrando a tu casa un viernes por la noche sin hacer ruido por si despiertas a tus padres o a tus abuelos, opresión es tener que abandonar tu trabajo para atender a tu hijo, tu padre o tu madre enfermo y esperar años a que te asignen unas migajas. 

Opresión es estar endeudado con los bancos y que nadie te ayude mientras ves como a los banqueros le regalamos cuarenta mil millones de euros, opresión ha sido ver como tus ahorros algunos bancos te los han trincado, y opresión es mandar a tu colegio a tus hijos mal alimentados.

Opresión es no poder elegir cada cuatro años a tus representantes, opresión es que te metan en la cárcel por gritar contra el gobierno de turno, aunque con la Ley Mordaza no sé yo, opresión es que te tengas que ir de tu país por tus ideas, opresión es lo que sufrió este país con la dictadura.

Ya me hubiera gustado que la Generalitat, la sociedad civil catalana y los sindicatos hubieran convocado una Vaga General por esto, pero no. Por cierto, sería una buena idea convocar una huelga general en las administraciones públicas con la garantía por escrito de que no nos descontarán, ya verán como es un éxito. Hasta en esto manipulan.

 

PD.: No es opresión, pero es injusto y una putada, que un catalán pueda venir a trabajar a mi tierra porque las administraciones públicas le han permitido ser bilingües, en cambio a mí me niegan la posibilidad de trabajar en sus administraciones autonómicas por no saber catalán, y no voy por ahí llorando ni ondeando banderas.