Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

La Transparencia se da una oportunidad
( 11 Votos )
20.10.17 - MIGUEL HERNÁNDEZ

Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto  

 

 Me alegro por ambas instituciones, pero sobre todo porque es el mejor regalo que podía recibir el Presidente del Consejo de la Transparencia por su empeño en seguir con la mano tendida buscando un objetivo común: Que la transparencia vaya ganando peso y adeptos.

De momento hay que aplaudir que por fin la Consejera de Transparencia Noelia Arroyo haya tenido la valentía de asumir en primera persona, como no podía ser menos, la interlocución directa con quien debe ser su mayor aliado y compañero de viaje, el Consejo de la Transparencia, dice el dicho que errar es humano y rectificar de sabios, con esta apuesta de la consejería de  tender puentes en vez de dinamitarlos, está demostrando su titular que ha aprendido que con ser inteligente no basta en política, también hay que ser lista.

Enterrando, aunque sea temporalmente, esperemos que también de forma definitiva ‘el hacha de guerra’, no gana una institución ni otra, no hay ni vencedores ni perdedores, sino que es la propia transparencia quien resulta la gran beneficiada.

Sin duda no será este viaje un camino de rosas, pero por lo menos han demostrado madurez política, de momento es más que suficiente con dejar de poner piedras en el camino del otro, que no es poco, respetar las decisiones orgánicas de ambas instituciones y sobre todo, que exista solo un objetivo único: la Transparencia como principal herramienta en la lucha contra la corrupción.

Seguir remando en direcciones contrarias como ocurría hasta ahora, solo nos había llevado a situaciones grotescas y a veces esperpénticas, pero sobre todo a generar frustración en vez de ilusión, y es que ir apagando luces conforme uno las iba encendiendo, lo único que conseguía es que la bombilla terminara rompiéndose, menos mal que ahora el corazón de más de uno podrá seguir cabalgando tranquilo, que falta le hacía.