Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

SEF: Un ejemplo a seguir
( 10 Votos )
22.10.17 - MIGUEL HERNÁNDEZ

Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto  

 

 Al final el SEF ha querido ser el primero en dar ejemplo tras la firma hace diez meses del Pacto por el Empleo. Por fin ha decidido acabar con la precariedad y la temporalidad que existía entre su personal. Decenas de trabajadores ya no estarán pendientes de una subvención europea, no tendrán que mirar al móvil para ver si le confirman que seguirán dos o tres meses más. Por fin podrán ir a trabajar sin pensar si su contrato finaliza a mediados de año o al final. Ya lo dice el refrán: ‘Nunca es tarde si la dicha llega’.

Se acabaron los menosprecios, las humillaciones, por fin el gobierno regional se ha dado cuenta de que el paro sigue siendo el mayor problema de los españoles y por lo tanto, era ilógico, irracional e impresentable que los trabajadores del SEF no fueran considerados como sector estratégico.

A partir de ahora se esperan que salgan procesos de consolidación de empleo, al igual que ocurre en el resto de la administración y servicios, sanidad o educación. Los trabajadores del SEF ya no serán vistos como piojos, como elementos extraños en un cuerpo que no les pertenece, se acabó que sean informados a través de mensajes de móviles por algún sindicato, y se acabó ir a servicios centrales y salir depresivos ante las perspectivas que se le ofrecían.

También se acabó la hipocresía de que sus trabajadores no tengan el plus de atención al público, si hay algún servicio que bascula y se basa en la atención directa a los ciudadanos, era el propio SEF. Varios lustros se han tardado en reconocer algo tan obvio que a veces daba vergüenza pedirlo, pero por fin se ha hecho justicia.

Lo mejor de todo no es que la Consejería competente podrá exigir ahora al resto que cumplan con el Pacto por la Estabilidad en el Empleo, no como hasta hoy, donde era capaz de salir en una foto sin sonrojarse pidiendo a los empresarios que apostaran por la calidad y la estabilidad y tener a sus propios trabajadores en una situaciones de excepcionalidad preocupantes, sino que podrán trabajar sin la espada del despido encima de su cuello diariamente.

Así que mi enhorabuena a los trabajadores y trabajadoras de estos centros, que después de años de lucha, concentraciones, reivindicaciones, recogidas de firmas, incluso llegaron a ir a la Asamblea Regional a explicar en la Comisión de Empleo cuál era su verdadera situación laboral ante la sorpresa de los señores diputados, que desconocían que los empleados públicos encargados de buscar empleo al resto, sufrían y vivían una situación laboral así, han conseguido algo fundamental: Dignidad y Respeto.

Enhorabuena a todos y todas