Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

UNA PROPUESTA DE SALIDA AL PROBLEMA CATALÁN
( 8 Votos )
23.10.17 - MIGUEL HERNÁNDEZ
Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto 

 

 Con la CUP, pidiendo la desobediencia civil y pacífica, a la misma vez que muestra una cobardía importante al pedirle al Presidente Puigdemont que declare la independencia sin tan siquiera que el parlamento lo vote, un ejemplo más de lo irracional de esta organización sectaria y a veces despótica, y que asuma por tanto el propio máximo irresponsable de Cataluña todas las consecuencias jurídicas, económicas y penales que ello pudiera conllevar, y por lo tanto, eximiéndose ellos de cualquier responsabilidad, con CiU, por mucho que cambien de nombre, son el mismo perro con distinto collar, buscando atajos para no hablar de su deterioro y corrupción, aunque para ello tenga que ir de la mano con la propia CUP y ERC con los que solo les une su actual postura independentista, la animadversión en algunos casos hacia España y poco más, con PODEMOS y sus confluencias jugando a seguir siendo el partido más votado en Cataluña a riesgo de tener un batacazo en el resto de España, y con un PSOE que lucha para que no lo metan en el mismo saco que a Populares y Ciudadanos, es hora de poner propuestas encima de la mesa.

La solución no pasa ni por mediadores internacionales, ya que sería como reconocer que hay dos estados confrontados, ni una declaración unilateral más propia de iluminados y sectarios, y tampoco por aplicar el artículo 155 de la constitución, que lo único que va a conseguir es enquistar el problema y por lo tanto, mantenerlo vivo y coleando.

La sociedad española, de momento la catalana forma parte de ella, está harta de esta situación, la confrontación, el enfrentamiento, el insulto y el menosprecio comienza a formar parte de la vida entre españoles, entre catalanes y entre las propias familias, y el deterioro comienza a tener tintes irreversibles en algunos casos.

Un Referéndum Nacional

Primer Paso.

Elecciones Autonómicas: Convocatoria de elecciones autonómicas. De esta forma se vería la situación real de la sociedad catalana. Si los partidos independentistas obtuvieran no solo como ocurre hoy, sino también una mayoría en votos, debería abrirse un diálogo sobre una consulta nacional. En caso de no obtener una mayoría en votos, los grupos políticos deberían responsabilizarse de no apostar por el incumplimiento de la Constitución y las normas reglamentarias.

Segundo Paso.

Referéndum Pactado: Solo en el caso de que los grupos políticos independentistas obtuvieran una victoria tanto en votos como en escaños, debería pactarse una consulta sobre el futuro de Cataluña en España.

Pactar una consulta nacional con los siguientes requisitos técnicos y las preguntas.

Para obtener un respaldo que conllevara a iniciar un proceso de independencia pactado, sería necesario obtener en cada una de las provincias catalanas: Barcelona, Lleida, Girona y Tarragona, el 50% de los votos sobre el total del censo electoral, o dos terceras partes sobre el número de votantes.

Preguntas: Deberían plantearse dos preguntas clave:

Primera Pregunta: Está usted de acuerdo con que Cataluña inicie un proceso de independencia con el resto de España: Si o No

Segunda Pregunta: En el caso de que España, tuviera que votar la entrada o permanencia de Cataluña en la Unión Europea, estaría: A FAVOR / EN CONTRA


De esta forma, la consulta estaría por un lado dentro de la legalidad constitucional, sabríamos la decisión de los españoles en relación a la situación territorial, y por otro, el gobierno de España tendría un mandato obligatorio sobre la necesidad de pactar una salida, así como de facilitar o no la entrada o permanencia de Cataluña en Europa.


Seguramente nadie me hará caso, pero por lo menos, hay una propuesta diferente encima de la mesa. Mucho más que lo que ofrecen la inmensa mayoría de los que están chillándose entre ellos sin escucharse tan siquiera.