Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

¿PARA QUÉ SIRVEN ENTONCES LAS MESAS DE NEGOCIACIÓN?
( 9 Votos )
03.11.17 - MIGUEL HERNÁNDEZ
Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto 

Mesa de Negociación

Antes de entrar a ‘negociar’, los medios de comunicación ya daban la noticia de la oferta de empleo que el Consejo de Gobierno aprobará a propuesta de las consejerías de Educación, Hacienda y Sanidad. Una oferta que a simple vista puede ser tan mareante como ilusionante, pero que si analizas en profundidad, no solo es insuficiente, sino que olvida los miles de plazas perdidas durante estos años de crisis.

Hace pocos días, dos partidos políticos anunciaban en las puertas de un hospital el acuerdo sobre carrera profesional en el SMS, dando un bofetón a la Mesa Sectorial de Sanidad. La Asamblea se ha convertido, gracias a la posición en minoría del gobierno, en la nueva sede de la negociación de muchos sectores, y ahora, una vez más, la Mesa General se convierte simplemente en una Mesa de Información.

Desde hace tiempo, las mesas de negociación se han convertido en partidos amistosos, donde el resultado apenas influye, y donde la gente va a pasar el rato y exponer sus quejas y poco más. Hace tiempo que la NEGOCIACIÓN despareció de las mesas, dando paso al intercambio de opiniones.

Así que harían bien las organizaciones sindicales en replantearse el futuro de la negociación y su papel en las relaciones laborales. Sería la mejor manera de defender los intereses de los trabajadores en general por un lado, y de su propia razón de ser y existir por otro. Seguir así es un insulto no solo a las organizaciones sindicales, sino también a los trabajadores y al propio espíritu de la ley.

Después de reconocer el propio ministro Montoro que durante estos años de crisis, las administraciones públicas perdieron unos 300.000 puestos en el conjunto del sector público, el índice de temporalidad en el SMS roza el 35%, es decir, en torno a siete mil puestos de trabajo están ocupados por personal sin plaza en propiedad.

No se incrementa el gasto del capítulo I.

Es curioso como algunas voces críticas con el sector público, no han tardado ni un segundo en alertar de el error que supone volver a ‘engordar’ el sector público, y vinculando esta oferta a una estrategia electoral por parte del gobierno regional.

Seguramente es cierto que de forma legítima, el gobierno regional esté preparando y sembrando para que dentro de año y medio, con la convocatoria de elecciones, a los miles y miles de empleados públicos interinos se le ofrezca este clavo ardiendo al que agarrarse, pero lo que es fácilmente desmontable es el argumento de que se incrementa el capítulo de personal.

Pero sin duda, la Consejería de Hacienda a través de Función Pública es quien está marcando los tiempos últimamente, con la potestad que le da tener la información de primera mano y en exclusiva, lo que vulgarmente se ha dicho tener la sartén por el mango, está jugando sus cartas de forma inteligente.