Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

Estoy harto
( 16 Votos )
04.11.17 - MIGUEL HERNÁNDEZ

Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto  

 

 Me gustaría tener fuerzas para apagar la tele, la radio y no conectarme a internet. Dejar durante un tiempo de indignarme y cabrearme al oír, ver y leer  solo  de Cataluña, de ver como ahora el Estado en vez de calmar las aguas las vuelve a remover. Estoy cansado de ver como algunos se cuelgan la bandera y la pulsera con los colores de España y vociferan como burros con orejeras, estoy harto de ver tanto cinismo político, asqueado de ver ahora como cuando algunos ven peligrar su histórica hegemonía pide a gritos ir de la mano en las elecciones con gente que los ha odiado de toda la vida.

Me gustaría tener fuerzas para desintoxicarme de tanta información y manipulación, de insultos y mentiras, de medias verdades y juicios, de hipócritas y cínicos, de independentistas y nacionalistas sectarios.

Me gustaría tener fuerzas para dejar de llorar cada vez que veo como se siembra el odio entre nosotros, echo en falta que alguien hable de lo que nos une, no de si un oso va a la cárcel o desear que alguien se pudra en la cárcel.

Me gustaría tener fuerzas para dejar de seguir formando parte de esta locura y encerrarme en un libro que me vuelva a convertir las noches en sueños y no en pesadillas, cambiar de canal y que no aparezcan cien comentaristas diciéndome lo mal que pinta la cosa.

Me gustaría tener fuerzas para sacar de la cárcel a aquellas personas que no piensan como yo, y meter a aquellos que me han robado la cartera y llevan años paseando por la calle y sin devolver un euro.

Me gustaría tener fuerzas para hablar de cómo mejorar el empleo, de cómo llegar a fin de mes, de planificar mis vacaciones en el Montseny, o simplemente sentarme a observar como las energías eólicas y fotovoltaicas forman cada día más parte del paisaje de mi tierra que es España y no lamentarme de ver como las eléctricas me sangran el recibo de la luz un mes más sin dar explicación.

Me gustaría que mis representantes me hablaran de que ya no hace falta esperar años para cobrar la dependencia, de que el salario mínimo ya no es de poco más de seiscientos euros, y que la hucha de las pensiones vuelve a tener dinero.

Me gustaría escuchar que España en el 2050 será independiente energéticamente gracias a su apuesta por energías limpias y renovables. Que los que nos robaron el dinero con el AVE, la Púnica, y los mil casos de corrupción no solo han pagado con la prisión, sino que se ha recuperado el dinero.

Y me gustaría escuchar que el Ministerio de Hacienda ha puesto fin a las empresas del Ibex que defraudaban miles de millones en paraísos fiscales.

Si sigue esto así, este año, a los Reyes Magos no les voy a pedir regalos, solo fuerzas para independizarme de tanto ruido y tanta basura que nos está contaminando, y también tiempo, no quiero perder más el tiempo con gente que no quiere construir sino destruir, y ese tiempo se lo voy a dedicar a lo que merece la pena: a vivir y a disfrutar de todo lo bueno que tiene este país, que es mucho.