Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

ADIÓS CAJAMURCIA, HASTA SIEMPRE
( 64 Votos )
05.01.18 - MIGUEL HERNÁNDEZ
Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto        

 

Seguramente dentro de diez o quince años apenas quedarán oficinas bancarias en las grandes ciudades, en los pequeños pueblos están prácticamente desaparecidas, todo se hará a través de Internet, pero no por eso la ‘muerte’ de CAJAMURCIA deja de ser una pésima noticia para la Región de Murcia.

Desde hace uno años es cierto que los letreros de Cajamurcia fueron tapados por los de BMN, pero en el fondo, seguía siendo la Cajamurcia de siempre, y aunque desde hace tiempo venían desapareciendo nombres y caras de toda la vida, aún permanecía el ‘alma de la caja’, un ‘alma’ es cierto, cada vez más deprimida, indignada, desorientada y a veces ninguneada.

Siempre he sentido Cajamurcia como algo nuestro, de la Región, nadie miraba si la gestión que se estaba haciendo era la correcta o no, aunque lamentablemente el tiempo ha puesto a cada uno en su lugar, y como casi siempre pasa, dirigir una empresa en época de vacas gordas está al alcance de mucha gente, pero mantener el barco a flote sin ayuda de remolcadores en épocas de vacas flacas, es otro cantar.

No es momento de analizar y buscar culpables a la situación a la que ha llegado esta entidad, ni tampoco pedir responsabilidades por los graves errores cometidos, aún no se me olvida las palabras de el ex alcalde de Murcia poniendo a la entidad a los pies de los caballos con sus ‘sueldos’ por asistir a consejos de administración. ¡qué vergüenza pasaron algunos!.

Pero en estos días de duelo y entierro de una de las firmas con mayor arraigo en la Región, solo quiero acordarme de todos sus empleados y empleadas que han atendido a cientos de miles de personas, que han soportado nuestros gritos cuando les exigíamos que nos quitaran esta u otra comisión, que intentaban evitar que nos desplazáramos hasta sus oficinas para hacer una gestión.

Muchos de ellos han sido la cara de esta entidad, aunque en los últimos años algunos han sido utilizados como ‘escudos humanos’ ante la zozobra que azotaba el sector financiero. Grandes profesionales que se han dejado mucho más que ocho horas al día en sus oficinas, y que ahora ven como el ‘mercado’ los trata y usa como si fueran pañuelos de papel.

Hoy más que nunca es hora de reivindicar a estos trabajadores que sin bebérselo ni comérselo están sufriendo en sus carnes el principio del fin de un modo de entender el sector financiero. Ojala alguien sepa aprovechar este potencial humano que va a quedar en medio de la calle desnudo y abrazados a miles de dudas.

En los próximos días y semanas muchos trabajadores y trabajadoras tendrán que tomar decisiones que cambiarán su sistema de vida, solo desearles suerte a partir de ahora, y darles las GRACIAS por su comportamiento conmigo.

Hace tiempo escribí esto:

Primero vinieron a por los contratados, pero yo no era contratado.
Después vinieron al rescate de la caja de enfrente, pero no era mi caja
Ahora me ha tocado a mí, pero ya estoy solo.

 

El desmantelamiento del sector financiero continúa: QUE PASE EL SIGUIENTE.