Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

¿Y QUIÉN PIENSA EN LOS CARTAGENEROS Y CARTAGENERAS?
( 25 Votos )
09.01.18 - MIGUEL HERNÁNDEZ
Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto         

 Aquellos días de vino y rosas se acabaron

Cartagena sigue andando hacia adelante a pesar de nuestros gobernantes. Así de contundente y triste me hablaba un amigo mío cartagenero, y es que desde hace demasiado tiempo, el ayuntamiento de Cartagena vive sumido en una especie de 'Sálvame'. Una corporación tan dividida como enfrentada. Y por si su futuro político es poco alentador, su pasado le sigue lastrando, donde su ex alcaldesa Pilar Barreiro debería haber dimitido hace ya muchísimo tiempo de cualquier cargo público y evitar el daño que le está haciendo a la ciudad y su imagen.
 

Siempre he defendido que la que debería ser 'capital política' de la Región de Murcia necesita urgentemente tranquilidad, confianza y seguridad jurídica, y hoy en día todos los datos apuntan en la dirección contraria, con concejales imputados, otros peleados, informes pidiendo que el ex alcalde devuelva el dinero cobrado, etc. etc.

Lo peor de todo no es que sigan cada día llevándose las portadas de los periódicos por imputaciones y broncas, sino que incluso internamente están creando una inseguridad jurídica preocupante, con unas oposiciones cogidas con palicos y cañicas, y que tienen muchas probabilidades de terminar anuladas por la justicia, pues algunos de los procesos abiertos tienen demasiadas lagunas jurídicas, generando en la sociedad desconfianza e indignación.

Tiene mérito, mucho mérito lo que está consiguiendo la ciudad en muchos aspectos, principalmente en materia turística, convirtiéndose sin ninguna duda en el principal y mejor producto turístico regional.

Por eso, uno se pregunta; ¿Qué sería capaz esta ciudad de hacer y ofrecer si sus gobernantes estuvieran dedicados a gestionar con transparencia el ayuntamiento?. 

Lo normal, llegados a este punto, con una corporación sostenida únicamente con seis de los 27 concejales, la mitad prácticamente de los que tiene el PP, sumido también en problemas con la justicia, y con un ex socio de gobierno actuando como elefante en cacharrería, sería dar la voz y el voto a los ciudadanos, que seguro que demuestran más madurez que sus gobernantes, pues pensar en seguir así hasta mayo de 2019, se puede hacer demasiado cuesta arriba, y la ciudad se merece mucho más de lo que está recibiendo últimamente.