Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

LA SUBIDA SALARIAL DE 2018 SE ALEJA UN POCO MÁS
( 24 Votos )
12.01.18 - MIGUEL HERNÁNDEZ
Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto         

 La UME en la AP-6

La situación de Cataluña amenaza la subida salarial de unos dos millones y medio de empleados públicos. Pero si el PNV no está dispuesto en el actual escenario político actual echar un salvavidas a Mariano Rajoy, ahora el mismísimo Albert Rivera ha puesto a la senadora y ex alcaldesa cartagenera Pilar Barreiro como moneda de cambio para apoyar los presupuetos del Estado. Y es que la anterior todopoderosa alcaldesa con su actitud está llenando de munición los 'rifles' de Ciudadanos. Así que entre unos y otros, la subida salarial sin llegar.
 

Tampoco es que sea para tirar cohetes la subida prometida por el gobierno de la nación, pero por lo menos conseguiríamos no peder tanto poder adquisitivo, solo la mitad. Así que sube la luz, el combustible, etc., pero nuestros salarios siguen perdiendo, y es que no todos somos el Alcalde de San Javier.

Es cierto que se gana tiempo para que la subida lineal que algunos venimos reclamando sea una realidad, aunque me temo que ni la administración ni los sindicatos están por la labor de pensar en los empleados públicos con los salarios más bajos, cuestión que debería preocuparles, ya que siguen perdiendo adeptos y prestigio a raudales.

La situación política actual está dando lugar a que las voces para unas nuevas elecciones generales se produzcan, y es que si el gobierno de España es incapaz de sacar adelante los presupuestos generales de 2018, va a ser difícil, por no decir imposible gobernar, y como regalo envenenado, llevaría consigo que la oferta pública de empleo excepcional aprobada, pudiera tener más de un retraso.

Esta es la España que tenemos, la culpa de quedarse atrapados miles de vehículos en medio de una autopista de peaje es de los conductores, y Mariano mientras tanto, calla y otorga. Menos mal que la hemeroteca nos recuerda en manos de quien estamos realmente.