Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

Carta Abierta a 'Mi Señor' Roque Ortíz de un lacayo
( 35 Votos )
19.01.18 - MIGUEL HERNÁNDEZ

Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto           

 

Permítame que le escriba estas letras desde mi humilde posición de simple lacayo. En primer lugar mostrarle en nombre mío y de mi familia nuestro apoyo en estos momentos difíciles que vive usted y el Señor Conde José Ballesta.

Tanto mi familia como yo mismo le estaremos eternamente agradecidos por todo lo que lleva el partido popular haciendo por nosotros, desde la etapa del anterior Vizconde de Orihuela hasta nuestros días.

No haga caso mi Señor sobre lo que algunos le están proponiendo acerca de  que abandone usted sus tierras, somos muchos los siervos que estamos llevando un trozo de pan y una migajas hasta nuestras moradas gracias a su bondad para que trabajemos sus tierras, sus bancales y sus aceras.

Siempre, y lo sabe usted muy bien, no nos ha faltado desde hace varios lustros un plato de comida, en concreto desde que el Marqués de Valcárcel y Siso comenzó a gobernar esta Región, y no debe preocuparse por la situación que están viviendo ahora mismo en palacio, todos nosotros, y somos varios, seguiremos confiando en ustedes a ojos cerrados, ya que jamás permitiríamos que otros señores nos mandasen, incluso los nuevos señoritos que van vestidos de naranja no son muy de fiar, lo sabemos por experiencia, ni qué decir tiene si tuviéramos la desgracia de caer en manos de rojos y morados, Dios no lo permita, sería el principio del fin de nuestra especie, pero sobre todo, sus históricos derechos y privilegios, heredados desde hace siglos, desaparecerían.

Permítame mi Señor Ortíz, que aproveche esta carta y estas palabras de ánimo y apoyo, para pedirle un pequeño favor, mi sobrino, hijo de mi hermana pequeña, y que anda un poco desorientado, necesita un trabajo, y como usted dijo el otro día que si necesitábamos poner farolas en algunas calles de la huerta se lo dijéramos a usted mismo, pues me gustaría que lo tuviera en cuenta, acaba de ser padre y por lo tanto, son tres bocas que alimentar, pero dos votos al fin y al cabo, que creo pueden ser importantes.

Por último, me gustaría si mi Señor lo considera oportuno, que traslade al Señor Conde Ballesta nuestro humilde apoyo para que siga gobernando, aunque sea en minoría, no solo nuestra huerta, sino nuestras vidas, y dígale que sus sueños son nuestras esperanzas, que sus proyectos nuestro futuro y que ante todo, siempre tendrá nuestra lealtad a quienes por sangre, tradición e historia le corresponde la enorme responsabilidad de dirigir nuestros destinos.

Gracias Mi Señor Ortíz, y larga vida a usted, sus descendientes y herederos de este reino.