Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

CELIA VILLALOBOS: 'La Divina de la Muerte'
( 43 Votos )
21.01.18 - MIGUEL HERNÁNDEZ

Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto           

 

‘Yo pienso seguir ‘trabajando’ hasta los ochenta años’. Celia Villalobos, ex alcaldesa de Málaga y eterna diputada y alto cargo del partido popular, donde cobra actualmente en torno a unos seis mil quinientos  euros al mes, recordemos que la pensión máxima está aproximadamente sobre los 2.600 euros, ha puesto de una vez por todas de acuerdo a millones de personas. Hacía tiempo que no veía un ejercicio de hipocresía tan grande, pero lo peor de todo, es que nadie en el partido popular le ha dicho lo mismo que el Rey emérito de dijo en su momento a Hugo Chavez: ‘Por qué no te callas’.

El insulto a millones de trabajadores y trabajadoras que apenas llegan a final de mes y reventadas, se merece por lo menos una disculpa pública tanto de la ‘divina’ como del ‘divino’ Rajoy.

Me imagino la cara de las educadoras infantiles al escuchar a la diputada Villalobos,  con sesenta años, llenas de hernias, reventadas al ver como se le escapa la vida entre las manos mientras ven impotentes como casi nadie las escucha, o las famosas ‘Kellys’ reaccionar ante la humillación sufrida por la diputada al mismo tiempo que van limpiado habitaciones a dos euros, incluso me gustaría saber si la diputada saldría a defender a una trabajadora que está manipulando fruta en medio de una nave muerta de frio si se le ocurriera por unos minutos jugar con su móvil al ‘candy crush’ como hizo ella mientras presidía el Congreso de los Diputados mientras su jefe la pone de patitas en la calle como despido procedente, pero me imagino a esos millones de trabajadoras que apenas cobran seiscientos u ochocientos euros trabajando hasta los ochenta años y encima ahorrando dos euros cada día, mientras no puede encender la calefacción de su casa porque si no, no la puede pagar.

Se han dicho muchas burradas estos últimos tiempos en España, incluso hemos podido indignarnos a la misma vez que nos alegrábamos al conocer que muchos de los que robaban están siendo condenados por sus sofisticados sistemas de corrupción, hemos oído a un concejal en Murcia llamar ‘marrano’ a quien no bese el suelo que pisa, y desagradecido a quien no ayude a mantener el barco a flote, hasta hemos visto como algunas personas siguen en la cárcel por su órdago independentista, mientras el máximo responsable sigue escondido en Bruselas ¡Qué diferencia entre Allende y Puigdemont’, y no dice una palabra de la corrupción que inundó su casa política, pero si lo analizamos fríamente, las palabras de Celia Villalobos, es uno de los mayores insultos que hemos recibido millones de españoles.

Pero no tengo la más mínima duda de que no pedirá perdón, ni ella ni el presidente del gobierno, y mucho menos sus vicepresidentes Casado, Maroto, Maillo y mucho menos el eterno subcampeón Arenas, por eso me van a permitir que sea yo quien lo haga:

Pido perdón por contribuir a que la esperanza de vida en España sea tan alta.

Pido perdón por contribuir desde hace más de treinta años al sistema público

Pido perdón por no poder seguir trabajando más allá de los 65 porque su partido político me lo prohíbe, incluido con su voto.

Pido perdón por intentar vivir más allá de los setenta años. Le prometo que intentaré acortar mi vida.

Pido perdón por no fumar ni beber alcohol, no solo he dejado de pagar impuestos especiales, sino que seguramente con este grave error, estoy alargando mi esperanza de vida. No volverá a pasar.

Pido perdón por vacunarme contra la gripe, como recomienda el Ministerio de Sanidad, el año que viene haré todo lo posible por cogerla, y con un poco de suerte, contribuiré al colapso de la sanidad pública.

Pido perdón por no haber ahorrado dinero durante todo estos años, pero entienda su señoría que tenía que elegir entre pagar estudios, comer, pagar impuestos, la luz ¡algún día debería hablar de las industrias energéticas con tanta vehemencia como lo hace de los ciudadanos¡, el agua y la hipoteca.

Y le pido perdón por haberme cabreado, por haber dudado si volver a votar al partido popular, con lo agradecido que millones de personas le tenemos que estar, ya que gracias a ustedes este país no se fue a la mierda hace años por culpa de Zapatero (socialistas en general).

Ah, y perdón de parte de mis compañeros de trabajo y mío, el otro día  no queríamos mandarla a la mierda, fue un lapsus.

 

Manolo coño, saca el coche que llego tarde. El Manolo este es tonto de los cojones. Y encima querrá jubilarse a los 65. Manolo coño, ven ya.