Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

UN PROYECTO DE ADMINISTRACIÓN PÚBLICA
( 24 Votos )
25.01.18 - MIGUEL HERNÁNDEZ

Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto           

 

En condiciones normales, dentro de año y medio habrá elecciones autonómicas y locales, mayo de 2019, sería un detalle que la gran confluencia de partidos políticos que se van a presentar, dedicaran algo más de medio hoja a definir qué administración pública desean.

 Si tenemos en cuenta que somos entre Comunidad y Ayuntamientos unos 65.000 empleados públicos, lo que se traduce en términos absolutos, que cerca de doscientas mil personas están vinculadas directa e indirectamente con el sector público, pero sobre todo que estamos eligiendo a quienes serán nuestros jefes los próximos cuatro años, sería todo un detalle que nos explicaran el modelo de administración pública que implantarían si accedieran al poder.

Modelo de gestión público o privado o mixto, Política control tributario, Lucha contra el fraude,  Sistema retributivo de los empleados públicos, Modelo formativo, Carrera profesional, Modelo educativo, incluida educación infantil,  y sanitario, Papel que deben jugar los centros concertados, Control de externalizaciones, Función  de los empleados públicos en la dirección, transparencia y participación, Políticas activas de empleo, papel del SEF en la intermediación, orientación y promoción, Modelo de política social y de los centros ocupacionales, etc. etc.

 

Sería todo un detalle que por fin, aquellas personas que optan no solo a dirigir un ayuntamiento o una comunidad autónoma, nos explicaran cual es su modelo de gestión público, su apuesta de prestación de servicios, y sobre todo, ya que van a ser nuestros jefes, conocer sus propuestas antes de que tomar una decisión.

 Doscientos mil votos en la Región de Murcia, vinculados al sector público son muchos votos, esperemos que algunos se acuerden de nosotros antes de pedirnos el voto, sería la mejor muestra de que ya estamos inmersos en el siglo XXI desde hace casi cuatro lustros.