Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

OPOSICIONES: ALGO ESTÁ FALLANDO
( 28 Votos )
02.02.18 - MIGUEL HERNÁNDEZ

Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto           

 

Cuando una persona no aprueba el examen de Auxiliar Administrativo en la Comunidad Autónoma  (C2) y sí lo hace en el examen para el cuerpo superior (A1), significa que algo falla. Igual que ocurren en el Ayuntamiento de Cartagena, donde las bases de la convocatoria son un insulto no solo a la inteligencia, sino a la Dirección General de Administración Local. No puede ser que se puntúe igual a quien saca un 5 a quien obtiene un 8 en las bolsas de trabajo. Por no hablar de que el Consejero de Sanidad anuncia con orgullo que en 2018 saldrán los exámenes de las ofertas de 2014, 15 y 16.

 
Es evidente que es más necesario que nunca un replanteamiento general de los procesos selectivos en el conjunto de las administraciones públicas, aunque un amigo mío de Función Pública diría que si todo el mundo cumpliera la normativa, nos iría mucho mejor. Lo que es sangrante para miles y miles de personas, es enfrentarse a sistemas y procesos donde la sorpresa juega un papel desagradable.
 
¿Por qué educación resuelve sus procesos en tres meses cuando mueve incluso un mayor número de opositores que sanidad?, ¿Por qué Sanidad tarda hasta cuatro y cinco años en resolver un proceso selectivo?, y así podríamos seguir haciéndonos preguntas sobre los diferentes y a veces injustos procesos que se eligen.
 
Hemos conocido que los opositores a celador alcanzan las veinte mil instancias, y los de auxiliar más de diecisiete mil, pongo estos dos cuerpos como ejemplo, porque para acceder a ambos, no es necesaria ninguna titulación específica. Muchos de los opositores a estos cuerpos son también opositores a cuerpos superiores, y miles de ellos echan la instancia a ambas opciones, lo curioso es que un porcentaje muy alto de los que echan la instancia a Celador, no se sabe si están preparados para desempeñar las difíciles y a veces complicadas tareas de un celador, pues no solo se dedican a empujar sillas de ruedas o camillas.
 
Pero lo más sorprendente es que todavía las administraciones sigan manteniendo las oposiciones a auxiliar administrativo sin exigir el título de su grado medio correspondiente. ¿Por qué para examinarse de auxiliar de enfermería si se requiere su título correspondiente cuando son de la misma categoría?.
 
Sería bueno que la comunidad autónoma y los ayuntamientos, empiecen a reorganizar la estructura interna de la que se dotaron el siglo pasado, y adecuarla a la realidad laboral y educativa, sería el síntoma más evidente que la administración no sigue anclada en el pasado. 
 
Función Pública, debería convertirse en la referencia del resto de las administraciones que hay en la región de murcia y convertir este injusto sistema en un reto. 
 
NOTA: Que un trabajador de la administración regional tenga que realizar en pleno año 2018 ochenta o cien kilómetros para recojer en mano su tarjeta electrónica, es el mejor ejemplo de que algo está fallando en nuestro sistema, y la mayor muestra de que algunos todavía van con manguitos al trabajo, aunque no se vean. Sin duda un mal ejemplo, pero ya lo dice el refrán: En casa de herrero, cuchillo de palo.