Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

La defensa de lo público es la única arma que temen los poderosos (Pepe Molina – Pte. Consejo de la Transparencia)
( 35 Votos )
07.02.18 - MIGUEL HERNÁNDEZ

Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto           

 

Si alguien piensa que estamos ante un ‘yayoflauta’ con un doctorado, se equivoca. Quizás estemos ante una de las mentes más brillantes que ahora mismo deambulan por la esfera pública. A sus ochenta años, les aseguro que tener a Pepe Molina al frente del Consejo de la Transparencia es un lujo que la mayoría no saben apreciar.

A pesar de todos su achaques, aún conserva ese brillo en los ojos que transmiten ilusión por cada proyecto que inicia, muchos políticos deberían tener como ‘asignatura obligatoria’ tener reuniones con él al menos una vez al mes.

Sus análisis y reflexiones sobre el sistema público de pensiones o sobre la situación de la antigua Cajamurcia, deberían ser algunos de los apuntes de cabecera de la sociedad en general pero de la clase política en particular. ‘Despedir a miles de trabajadores para poner a disposición de la empresa privada Bankia, es un atropello, y perderemos la oportunidad de tener un banco público fuerte’.

No tengo ni idea si está viviendo una segunda juventud, lo que les aseguro es que dejará un vacío difícil de cubrir el día que decida dejar la primera línea pública y dedicarse en cuerpo y alma a su gran pasión, su familia. Aunque me temo que para eso, y esto es una mala noticia para muchos políticos, aún falta mucho.

Cada vez me recuerda más a esos muñecos que teníamos hace años,  que por muchas hostias que les dabas siempre volvían a su posición erguida y vertical. Pero cada vez que hablo con él, reconozco que la alargada sombra de Don Quijote planea sobre su cabeza.

Cuando le pregunto por Esther Arizmendi una nube gris a punto de descargar atraviesa su memoria. Le digo que en una palabra me diga lo que significó la presidenta del Consejo de la Transparencia, lo piensa detenidamente, me hubiese gustado estar dentro de su cabeza en ese momento, pero al final me contesta: Un referente. Tanto que quieren dar un premio que lleve su nombre.

Está metido en cien talleres, colegios, institutos, universidades, no duda en ir a cada pueblo, por muy pequeño que sea a explicar lo que significa para una sociedad involucrarse en el buen gobierno y en la transparencia, incluso les anima a poner en marcha talleres para aprender a preguntar.

Entre doctorandos, colaboradores y amigos no para, incluso ahora que no conduce, lo llevan y lo traen de norte a sur y de lado a lado de la Región. Hasta le dijo a su secretaria que para el viaje que tiene previsto ir a Madrid quería probar el ‘bla bla car’. ¿Cuánta gente conocen ustedes con más de ochenta años que se haga un planteamiento así?.

Le pregunto que me diga del 1 al 10 cuál es ahora mismo la relación con el gobierno regional, lo duda, yo creía que me iba a decir entre un insuficiente y un suficiente, pero no, su duda era si darle un uno o un dos.

Quiere incluso organizar un debate entre los cinco candidatos a rector en la universidad para que se mojen sobre sus propuestas en materia de transparencia, pero sobre todo en la rendición de cuentas.

Con apenas tres colaboradores, una secretaria, una jefa de negociado y un técnico recién llegado, apenas puede sacar todo el papeleo que empieza a inundarle

No entiendo por qué la oposición en la Asamblea sigue sin dar un puñetazo encima de la mesa por el trato que el partido popular le despensa. Cualquier empresa pública que en su liquidación de cuentas presente un balance de que solo se ha gastado un 25% del capítulo I (personal) y un 7% del II (Gastos Corrientes), una de dos, o estamos ante un incompetente como la copa de un pino, o frente a un náufrago abandonado  en medio del océano a su suerte. Y encima como premio, Ciudadanos le consigue cien mil euros de premio, y se lo endosan para gastos corrientes, para que luego digan que no le ponen piedras en el camino.

Le pregunto también por Pedro Antonio Sánchez, y le pido de nuevo una palabra que lo defina, me dice dos: ‘me engañó’. Le nombro entonces a Noelia Arroyo, Consejera de la Transparencia, en vez de dos utiliza cuatro: ‘Va a lo suyo’. ¿Y FER?, el silencio se alarga, dos felicitaciones, dos peticiones de reunión y ninguna respuesta.

Está agradecido a la solidaridad demostrada por la Presidenta de la Asamblea Regional Rosa Peñalver, sobre todo porque a veces, cuando muchos le enseñan la puerta de salida, ella le señala la puerta de entrada.

Me interesa saber si cree que la clase política en general apuesta por la Transparencia. ‘El poder y la transparencia son antónimos’.

Tiene muchos sueños, pero hay  uno que últimamente  se repite mucho, la puesta en marcha de la Mesa Regional de la Transparencia, y que espera que algún día sea una realidad, como la futura Mesa Nacional. Pero tiene claro que mientras el denunciante no esté protegido, de nada servirán mil leyes y cien normas. Está convencido que las Cortes Generales no dejarán pasar esa oportunidad, a pesar de las reticencias del gobierno de España.

Un consejo para sus adversarios, si quieren que Pepe Molina  tire la toalla, es fácil, aprueben una Ley de Transparencia y Buen Gobierno que tenga capacidad jurídica e incluso sancionadora, y verán como Don Quijote regresa a sus aposentos, sin hacer ruidos, sin levantar la voz y sin que se entere la sociedad.