Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

¿PODRÍAN LOS TRABAJADORES DEL 1-1-2 TERMINAR SIENDO LABORALES DE LA COMUNIDAD?
( 47 Votos )
19.02.18 - MIGUEL HERNÁNDEZ

Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto           

 

No sería la primera vez que la Comunidad Autónoma es condenada a hacer suyos a trabajadores de una empresa privada por cesión ilegal de trabajadores. Mucho se ha hablado y publicitado estos días sobre la gran labor del 1-1-2, pero nada se ha dicho de la situación económica que atraviesan sus trabajadores. El Comité de Empresa persigue ante todo que los recortes no afecten al servicio, y aunque algunos no quieren oir hablar de llevar su situación laboral a los tribunales, no es menos cierto que a nadie amarga un dulce.

 

Hay una experiencia reciente con los trabajadores de la Biblioteca Regional, incluso con el fiasco de GISCARMSA, Gestora de Infraestructuras Sanitarias, donde se facilitó por parte de la propia administración, la posibilidad de ser condenada por cesión ilegal de trabajadores. Ahora en el 1-1-2, podrían seguir el mismo camino. Y es que cuando se quiere conjugar lo público y lo privado lo normal es que las líneas rojas se salten en ambos sentidos.

Es cierto que alguien deberia explicar a los miles de interinos que siguen dejándose parte de su tiempo y dinero en prepararse las oposiciones, el por qué a ellos se les exige casi demostrar que son de 'sangre pura', mientras a otros se les enseñan los atajos para acceder a la condición de personal laboral, y de ahí a un proceso de funcionarización, ya es solo cuestión de tiempo y de voluntad política.

Si yo fuera un trabajador del 1-1-2, pediría en primer lugar que se cumplan las condiciones pactadas, y que los recortes no recayeran sobre mi salario, pero sin dudarlo, me aventuraría a la prospección de acceder como otra gente, y que sea un juez quien decida.

¡UN OBSERVATORIO PARA LAS PRIVATIZACIONES YA¡

Vengo reclamándolo en solitario hace ya mucho tiempo. Pero es evidente que se hace cada día más necesario, pues sería bueno que de una vez por todas, la propia administración disponga de una auditoría o un mapa de las empresas que están prestando servicios públicos desde la gestión privada, y conocer si en su caso se están cumpliendo los pliegos de condiciones firmados.

Esperemos que en la Asamblea, la oposición también mire un poco por la situación grave que viven muchos trabajadores subcontratados y que están prestando servicios públicos, o incluso los sindicatos sería bueno que al margen de que sean informados sobre los acuerdos que se llega en materia de personal, exigieran de una vez por todas, conocer si la administración está cumpliendo con sus responsabilidades en esta materia.

Aunque me temo que de momento somos un puñado de imprudentes y 'locos' los que seguimos gritando en el desierto hasta que alguien nos escuche.