Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

8 de Marzo: ‘Ir o no ir, esa no es la cuestión’
( 6 Votos )
05.03.18 - MIGUEL HERNÁNDEZ

Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto           

 Hasta siempre Forges

Tengo que reconocer que aún no se si los hombres estamos convocados a secundar la huelga de dos horas del próximo día 8 de marzo, aunque eso es lo de menos, incluso hay que respetar tanto a quienes no creen que esta huelga sirva para mucho, como a quienes creen que habrá un antes y un después. La verdad es que nunca un anuncio de huelga había generado tanto debate y discusión, por lo que estamos ante la primera huelga que antes de hacerse ya ha conseguido uno de sus grandes objetivos: Poner en el centro del debate la situación que vive la mujer tanto en la vida laboral, económica como de violencia.

 Así que las convocantes ya pueden decir que ha sido un éxito, haya un alto seguimiento o no, aunque como es de imaginar, solo tendrá repercusión en las grandes ciudades y algunos centros emblemáticos. En las ciudades pequeñas y sobre todo en la inmensa de los más de ocho mil municipios que hay en España, apenas se notará.

 El debate de la discriminación histórica de la mujer, tanto en el mercado laboral como en la brecha salarial, se ha vuelto a abrir camino en la agenda política de este país, esperemos que esta vez, sea de forma permanente, y no vuelva a desaparecer, como siempre ha ocurrido, en cuanto aparezca la más mínima noticia.

 Los medios de comunicación han apostado fuerte por dar cobertura a esta primera huelga de la mujer, y por lo tanto están consiguiendo que el debate se mantenga abierto, y eso siempre es una gran noticia.

 El Gobierno de España como es lógico no puede apoyar una huelga, sería tan ilógico como absurdo que lo hiciera, pero sería todo un detalle que actuara de forma inteligente, y al día siguiente, convocara a las fuerzas políticas a poner sobre la mesa soluciones a un problema que ni es nuevo ni se solucionará en el corto plazo.

 Incluso si Mariano Rajoy me pidiera consejo, le diría que sería todo un detalle que hiciera un llamamiento a los empresarios para que no le descontaran las dos horas de huelga a quienes la hicieran, sobre todo a aquellas mujeres trabajadoras que apenas llegan a final de mes y que se desloman cada día por hacer camas en hoteles de cuatro estrellas a dos euros la habitación, o que trabajan en el manipulado de la fruta por apenas ochocientos euros al mes.

 Hay tantas razones para que las mujeres hagan una huelga, que sería innecesaria convocarla, pero esto es el mercado amigo, como diría Rato.