Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

PRISIÓN PERMANENTE REVISABLE: ¿QUÉ OPINAN LOS FUNCIONARIOS DE PRISIONES?
( 6 Votos )
20.03.18 - MIGUEL HERNÁNDEZ

Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto           

 

Opinan los partidos políticos, los hay incluso que cambian de opinión sin ningún rubor, opinan, como no, los familiares de las víctimas, también hay manifiestos firmados por catedráticos de universidades, los medios de comunicación también se han lanzado a hablar y debatir sobre ello, pero a nadie se le ocurre, en un tema tan delicado como este, preguntar a los profesionales públicos que trabajan el día a día con los presos.

 Sería bueno que antes de tomar una decisión, los profesionales públicos de prisiones expusieran sus estudios, análisis,  opiniones y experiencias, ya que de lo que estamos hablando es demasiado serio para dejar al margen al colectivo que más tendría que decir al respecto.

 Es evidente que hay argumentos de peso tanto a favor como en contra, y si encima se pone la propia Constitución Española encima de la mesa, las contradicciones saltan a la vista. Tengo que reconocer que personalmente, es difícil no estar a favor de los familiares de las víctimas y sus argumentos, si a esto le sumas que han conseguido que el principio de empatía afecte a nuestras decisiones, el resultado es difícil que sea otro.

 En cambio si escuchas a aquellos que argumentan, profesionales del derecho en su mayoría, los datos estadísticos, uno tiene todo el derecho a dudar si la prisión permanente revisable es cuando menos compatible con nuestra Carta Magna.

 Pero todavía no he visto a ningún medio dar voz a los psicólogos, médicos, enfermeros, técnicos y demás personal de prisiones, profesionales que conocen la realidad de las ‘personas’ que han cometido asesinatos y violaciones, porque hablemos claro,  es esto de lo que estamos hablando, de gente que ha asesinado a un menor o que violan brutalmente a mujeres marcándolas para el resto de su vida, y que en el mejor de los casos, pagan con una pena equivalente a un tercio de su vida, mientras que las víctimas y sus familiares quedan marcados de por vida y a veces por generaciones.

 Sacar el debate del oportunismo político es evidente, sobre todo cuando ves como algunos hace un uso abusivo y grotesco de la situación actual, pero se equivoca quien aparque el debate en el cuarto oscuro del olvido. Es un problema que afecta, afortunadamente, a una pequeñísima parte de la sociedad, pero cuando te toca, te marca para siempre.

 Espero que por una vez, alguien se acuerde de que los empleados públicos no solo debemos tener voz, sino también voto cuando de un servicio público se trate, y no que sean personas ajenas al día a día quienes decidan lo mejor en nombre de su interés personal o partidista.