Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

UN MODELO DE REGIÓN EN LOS TRIBUNALES
( 5 Votos )
25.03.18 - MIGUEL HERNÁNDEZ

       Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto    

 La Transparencia amigo Sancho, la clave está en la trasnparencia

Lo que está ocurriendo en la Región de Murcia se veía venir, y parte de culpa la tiene la clase política, pero no son los únicos culpables de la penosa y triste imagen que estamos trasladando al exterior, pero sobre todo al interno.

La desilusión, la desconfianza y la zozobra reinan ahora en miles  de empleados públicos temerosos de plasmar su firma en cualquier informe. Los Secretarios e Interventores de los ayuntamientos o de la administración regional, andan con pies de plomo, pues saben que están jugando con fuego.

Muchos de los presuntos casos de corrupción que estamos conociendo, el último y más grave el tema de la Desaladora de Escombreras, por su alcance político, pero sobre todo económico, se han basado en informes técnicos realizados por empleados públicos, de hecho, la principal defensa del alcalde o alto cargo de turno es siempre la misma: ‘Yo firmaba lo que me decían los informes técnicos’.  Y aquellos que no accedían a respaldar decisiones que pudieran traspasar la ley, han terminado olvidados en despachos, con la cabeza alta es cierto, pero marginados, y ninguna empresa, y menos la administración ni puede ni debe permitirse el lujo de tener a los mejores en ‘guetos’ administrativos.

Por eso, la profesionalización e independencia de los empleados públicos es clave para presentar un nuevo modelo de sector público, y el camino que tomó el Gobierno de España, creando la figura del ‘Directivo’, puede convertirse en una grave contradicción para luchar contra esta lacra, ya que esta figura, no estará sujeta a estos principios tan básicos como elementales para garantizar la autonomía funcionarial.

La tercera pata que ha fallado ha sido la propia sociedad, que hemos permitido formar parte de una maraña de redes clientelares, como ocurre en Andalucía, que ha permitido afianzar y justificar un modelo que está demostrándose como nefasto para los intereses generales de la Región de Murcia.

El gobierno regional que salga de las urnas el próximo año, tiene ante sí un gran reto: Es la hora de ‘Construir el modelo de sector público que mejor defienda los intereses de los ciudadanos’.

Para ello, es imprescindible que los Alcaldes,  Concejales y responsables públicos regionales,  no solo tengan una preparación técnica y jurídica obligatoria que cumplir, y donde la Escuela de las Administraciones Públicas debería jugar un papel fundamental, sino que el Futuro Estatuto Básico del Empleado Público de la Región de Murcia, debe garantizar la independencia y autonomía de los empleados públicos.

MÁS DE OCHO AÑOS, NO GRACIAS

Lo que indudablemente se abre paso a marchas forzadas, es el límite de mandatos en los cargos públicos, pues sin duda, eso limitaría de manera sobresaliente, la creación de redes clientelares y sobre todo, se evitarían generar ‘cortijos’ en algunos municipios, pero sobre todo, es más necesario que nunca, establecer criterios uniformes en el acceso a la función pública, pues hasta ahora, demasiada gente ha entrado a formar parte de las administraciones públicas por la puerta de atrás, unas veces con premeditación y otras a escondidas y burlándose de las leyes.

VARIOS DIPUTADOS REGIONALES ESTÁN HACIENDO UN MÁSTER

Curiosamente, mientras Cristina Cifuentes vive su propia Semana de Pasión, porque ella ha querido por cierto, con el tema del famoso Máster, hay varios diputados regionales que andan liados con los suyos, imagino que como dice el refrán: Cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar’, y sin duda, pondrán todo su empeño en asistir a las clases y sobre todo intentar aprobar un Máster, que hasta ahora, ha seguido el primer artículo de cada Máster: Pagas, tienes Máster, no pagas, no tienes Máster, casi como la UCAM. Y es que las Universidades llevan años reventando los bolsillos de muchos jóvenes con ilusión. Menudo filón han encontrado aquí algunos profesores universitarios