Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

OTRA VEZ EN MANOS DE LOS EMPLEADOS PÚBLICOS
( 11 Votos )
24.04.18 - MIGUEL HERNÁNDEZ

 Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto    

 

- Lo mejor de todo, me dice un ex consejero, es que solo queda un año para acabar esta tortura.

 - ¿Y lo peor?, le pregunté

 - Que queda un año todavía.

 Muy poca gente entiende los motivos por los que el Presidente ha decidido realizar un profundo y sustancioso cambio de gobierno a menos de un año de las elecciones, pero son muchos los que temen que esto ocasione una parálisis administrativa, y por lo tanto, corramos el riesgo convertir la comunidad autónoma en una rémora en vez de una administración eficaz y eficiente.

 Lo normal sería que los segundos escalones apenas sufran modificaciones, ya que son la clave del normal y diario funcionamiento administrativo, aunque quien sabe, cosas peores se han visto, y por eso, otra vez jugarán los empleados públicos un papel clave y fundamental para evitar que el colapso se cuele en despachos e informes, y es que desde hace tiempo, cada papel que lleva una firma, se mira con lupa.

 Estoy seguro que los empleados públicos estaremos a la altura de las circunstancias, y los médicos seguirán atendiendo a sus pacientes, aunque algunos especialistas me temo que aprovecharán este desconcierto para profundizar en los ‘conciertos’, los profesores atenderán a los miles de alumnos y alumnas, y los procesos administrativos seguirán su curso diario, lo que implicará que al sector público no tendría por qué afectarle tanto cambio de cromos, sería el mejor ejemplo de nuevo, ya ocurrió cuando estuvimos casi un año con un gobierno en funciones, de que gracias a los empleados públicos este país no se paraliza administrativamente.

Aunque lamentablemente enviando mensajes como el cese de un jefe de servicio de medio ambiente, respaldado y apoyado por sus compañeros, que incluso han firmado una carta de apoyo, no es la mejor noticia, y envia un torpedo en toda la línea de flotación del sector público. 

 Mientras aquí seguimos jugando a policias (UDEF) y ladrones (Desaladora de Escombreras), el PNV se frota las manos de lo que puede sacarle a Rajoy a cambio de cinco votos. Menos mal que todavía hay gente que cree la caja única es intocable, de lo contrario, no Cataluña, sino el país habría que dividirlo definitivamente en 17 cortijos,  también llamados miniestados o repúblicas independientes.