Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

En vez de proteger al profesor que filtró el ‘Caso Cifuentes’, se le abre expediente.
( 23 Votos )
25.04.18 - MIGUEL HERNÁNDEZ

  Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto    

 

Mas allá de la dimisión de Cristina Cifuentes, tras publicarse un video donde es retenida tras el robo de dos cremas rejuvenecedoras en un hippermercado, ¡que cutre por cierto!, y lo que se podría haber ahorrado esta mujer si hubiera tenido dignidad desde el principio, en una sociedad abierta, transparente y democrática, el profesor que destapó el denominado ‘Caso Cifuentes’, en vez de ser  tratado como un ‘héroe’, o como mínimo tener el reconocimiento público de su valentía, se le presenta de traidor y chivato, y es que lamentablemente seguimos viviendo en una sociedad hipócrita, envidiosa y sobre todo, rencorosa, y es que el dicho popular de: ‘Roma no paga a traidores’, sigue viviendo no solo en los despachos de las administraciones públicas, sino que por desgracia ha alquilado habitación en las universidades públicas.

 Apenas la noticia ha tenido repercusión en los medios de comunicación, en cambio para quien escribe, quizás sea una de las claves más importantes en todo el Caso Cifuentes, pues lo que envía la propia Universidad Rey Juan Carlos, es un mensaje claro a navegantes.

 Lo más triste de todo es el silencio cómplice, bien por acción u omisión, de la comunidad universitaria, incluidas las organizaciones políticas, sociales y sindicales.

 ¿Por qué el Consejo de Rectores no ha hecho un comunicado de apoyo al profesor?

 ¿Dónde está la rueda de prensa de los sindicatos respaldando a este empleado público?

 ¿Por qué los profesores de la URJC no han firmado un manifiesto de apoyo a su compañero?

 ¿Qué partido político ha salido a defenderlo públicamente?.

 Mucha gente que sigue luchando porque la transparencia no siga siendo el hermano bastardo de la democracia, coincide en que un pilar fundamental es la protección y amparo del denunciante, incluso a los que se dedican a hablar y no hacer nada, se les llena la boca sobre la figura del denunciante, pero cuando ocurre algo, salen huyendo, esconden la cabeza debajo del ala, y dejan al empleado público a los pies de los caballos.

 Por eso, aunque sea desde este pequeño altavoz, creo necesario mostrar el apoyo y simpatía a quienes por las razones que sean, son capaces de nadar contra corriente y levantar las alfombras.

 Como dice el recién premio Cervantes, el nicaragüense Sergio Ramírez:

 ‘Yo levanto piedras, lo que haya debajo no es problema mío’.