Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

CASO MANADA: Claro que es Abuso
( 28 Votos )
27.04.18 - MIGUEL HERNÁNDEZ

   Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto    

 

Claro que es abuso, no puede ser otra cosa. Pero son algunos  jueces los que abusan, los que asumen que en España hay varias justicias, los que permiten que quien tenga poder y dinero tiene una justicia más a su medida que los desgraciados y desgraciadas.

 Tengo que reconocer que en ningún momento esperaba que los jueces dijeran otra cosa, más aún, me ha sorprendido que los hayan condenado a nueve años, esperaba que el voto particular hubiese sido el de la mayoría y quizás algún voto particular que clamara en sentido contrario.

 Una mayoría importante de los  jueces siguen siendo hijos del pasado, una ‘casta’ en el sentido peyorativo de la palabra, no es la primera vez ni la última que hay sentencias donde se humilla a las mujeres de esta manera, pero es la primera vez que la sociedad responde así, y esa es la mejor noticia de todas.

 

UNA SOCIEDAD DE LA QUE SENTIRSE ORGULLOSO

 Algo está cambiando en España, a pesar de algunos empeñados en seguir viviendo en un patriarcado permanente y con derecho a pernada.

 Si hace un mes las mujeres de este país nos hicieron sentirnos orgullosos de ellas, en una huelga general que hizo que el mundo entero nos mirara admirados, y si nuestros pensionistas han conseguido remover conciencias y modificar la propia ley de presupuestos, haciendo que el mismísimo Rajoy se trague sus propias palabras, donde llamaba irresponsables y populistas a quienes planteaban una subida salarial igual al IPC, ahora han sido otra vez las mujeres las que no han dudado en echar un pulso al mismo poder judicial.

 Es evidente que el FALLO del Tribunal será recurrido, pero que nadie confíe en que la condena pasará de Abuso a Violación, porque la frustración puede ser aún mayor. Pero en cambio, la España del 8M, la de los pensionistas y la de una sociedad exigiendo justicia, es en la que uno quiere vivir, a pesar de muchos jueces.

 Pero este artículo va dirigido principalmente a todas las mujeres que en algún momento se han sentido ‘violadas’, se haya consumado la barbarie o no, aquellas que cerraron los ojos antes de jugarse la vida, a las que siguen luchando cada día y episodios como este lo único que hace es reabrir viejas, pero no olvidadas, heridas, y a aquellas que dieron la vida por luchar contra estos imbéciles, enfermos y cobardes.

 El problema de raíz no es la justicia, sino la educación, pero ahora toca luchar contra los abusos, pero los  del poder judicial.