Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

EL SINDICATO MÉDICO VUELVE A MARCAR, LAMENTABLEMENTE, LA AGENDA POLÍTICA
( 6 Votos )
30.04.18 - MIGUEL HERNÁNDEZ

     Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto    

 

A pesar del estrepitoso fracaso de su última huelga general convocada, el sindicato elitista de los médicos en la Región ha vuelto a demostrar que tienen despacho preferencial en San Esteban. Lamentablemente el miedo y el pánico que San Esteban sigue teniendo a este colectivo desde los tiempos de Valcárcel, sigue marcando la agenda política. Hacienda quiso echar un pulso a las ilegalidades que pretendía la Consejería y los sindicatos del SMS, y es evidente quien lo ha ganado, o mejor dicho, quien lo ha perdido. Una lástima que algunos sigan gobernando la función pública desde la amenaza y la prepotencia. Con esta decisión no gana el sindicato médico, sino que perdemos todos. Por cierto, ¿Quien habla de la carrera profesional para todos los empleados públicos?.

Resulta curioso y sorprendente que sea Hacienda quien pague los platos rotos del SMS, que se va de rositas en todo esto, y  sorprendentemente las organizaciones sindicales en vez de exigir responsabilidades en su ámbito de negociación, buscan la solución a sus fracasos y frustraciones fuera de sus propias responsabilidades, pero el problema no es ese, sino quienes acceden a darles la razón a la hora de buscar culpables.
  

Sería todo un detalle que las organizaciones sindicales con representación en la Mesa Sectorial de Administración y Servicios, las mismas que tiene también representación en la Mesa Sectorial de Sanidad, hicieran un comunicado de apoyo a la Consejería de Hacienda, sobre todo porque miles de empleados públicos no entenderán por qué en el SMS si hay carrera profesional y en el resto no.

Pero lo que llama poderosamente la atención es que quienes exigieron y consiguieron que San Esteban se pegara un tiro en los pies, son los mismos que en octubre de 2015 firmaron un pacto con la administración regional, y quienes no firmaron, ahora callan tras la traición. 

Incluso no tiene ningún sentido que tras varios años de negociación en el futuro Estatuto Básico del Empleado Público, ahora se tire prácticamente por la borda este trabajo, por lo que ya se da por seguro que no habrá Estatuto en lo que queda de legislatura.