Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

La subida salarial a pensionistas y funcionarios tendrá que esperar. El PP en el Senado quiere cambiar sus propios presupuestos.
( 9 Votos )
05.06.18 - MIGUEL HERNÁNDEZ

  Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto    

 

El Partido Popular se ha empeñado ahora en que la subida salarial con carácter retroactivo de 2018 se haga esperar. Es cierto que la subida anunciada no nos sacará de pobres, pero algunos, sobre todo los pensionistas, lo están esperando como agua de mayo. Una lástima que quien tiene que tomar estas decisiones no ganen seiscientos u ochocientos euros al mes. Mientras llega el verano y llamas a tu suegra para decirle que este año otra vez vas de 'okupa' a su apartamento en la playa, y el Mar Menor vuelve a temblar con las lluvias y las miserias, todos los focos se dirigen a Diego Conesa, ya que son muchos los cargos dependientes de la administración que lógicamente deben llevar su visto bueno, y es que ha llegado la hora de tomar decisiones, o en otras palabras, tiene que gobernar.

Desde la Delegación del Gobierno, un puesto de gran responsabilidad, con Secretario General incluido,  hasta la Inspección de Trabajo, pasando por la Delegación de la Agencia Tributaria, que por cierto no gana para cambios en los últimos años, por las Áreas de Fomento, Industria, Sanidad, Violencia de Género, etc., sin olvidar tanto la Seguridad Social, la Tesorería Territorial, Jefatura de Tráfico o  como el propio Servicio Estatal de Empleo (SEPE), tendrían que cambiar de manos.

Sin duda el equipo  actual Secretario General de los Socialistas Murcianos tiene trabajo, ya que saber gestionar las nuevas políticas que nazcan del Gobierno de la Nación y de las Cortes Generales, son claves en el día a día de los ciudadanos.

Es cierto que el grueso de los empleados públicos en la Región de Murcia se ubican entre las administraciones locales (unos 12.000 empleados públicos) y la administración autonómica (unos 50.000), pero sería un error olvidar que más de diez mil personas dependen de la administración central, y eso ya son palabras mayores.

Mucha gente anda nerviosa últimamente, los hay incluso que no dudan en empezar a renegar de quienes han sido hasta ahora jefes con la esperanza de seguir en el puesto y con su nómina, y esos son los más peligrosos, ya que serán los primeros en volver a cambiar de opinión si hay elecciones generales a la vuelta de la esquina.

Diego Conesa tiene, como dice hoy el diario La Verdad, no solo mucho poder en la Región, sino lo más importante, una gran responsabilidad, sin duda puede convertirse, si sabe gestionarla en su mejor tarjeta de visita de cara a las elecciones autonómicas de mayo.