Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

El Castillo de Mula no está dormido
( 10 Votos )
18.05.16 - MIGUEL HERNÁNDEZ
Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto 

Asalto al Castillo - Octubre 2015

Si alguien piensa que los ciudadanos de Mula dieron por terminada su petición de reclamar la propiedad de su Castillo, a través de la expropiación o como sea, no sólo se equivocan, sino que estarían cometiendo un grave error, pues la Marea Azul no tardaría un minuto en volver a ponerse en pie si la administración no cumple su palabra.

Así que si alguien pensaba, que el Abrazo al Castillo era el punto final a un año lleno de luchas llenas de ilusión e imaginación, rociado todo ello con magia y orgullo, es que entonces no han entendido nada.

Cuando está a punto de cumplirse un año de escribir aquel artículo ¿Por qué no se expropia el Castillo de Mula? Ha llegado la hora de hacer un balance de lo que este puñado de hombres y mujeres han conseguido.

Al comienzo del verano del pasado año, un grupo de muleños y muleñas, perdonen que insista tanto en hablar en masculino y femenino, pero esta plataforma no se entendería, a pesar de que la mayoría de sus portavoces son hombres, sin el empuje de muchas mujeres de esta ciudad, comenzaron a intentar meter en la conciencia colectiva de los ciudadanos la necesidad de luchar por recuperar algo más que un Castillo en ruinas. Hay que recuperar nuestro símbolo, nuestro paisaje, nuestra dignidad.

En otoño, sino recuerdo mal, en octubre más concretamente, una Marea Azul asaltó el Castillo, y de pronto, los medios de comunicación comenzaron a tomarse en serio que la Plataforma Mula por su Castillo no era flor de un día.

La Asamblea Regional les abrió las puertas de par en par, no por convicción, sino porque se dieron cuenta de que el pueblo de Mula no estaba dispuesto a ser un simple convidado de piedra. Muchos ayuntamientos comenzaron a simpatizar con la reivindicación de Mula por su Castillo. La bola de nieve aumentaba.

Ni el desprecio que derrochaban las palabras de la Directora de Bienes Culturales podía frenar ya esta Marea Azul, y quizás su mayor logro haya sido que la misma Directora haya pasado de declarar públicamente que el recorrido de la expropiación era inviable, a terminar haciéndose una foto a los pies del Castillo el día que lo abrazaron.

Hasta el Presidente terminó recibiéndolos, y ya no quedaba más remedio que pronunciarse: o se estaba con la Plataforma o contra Mula, y Pedro Antonio Sánchez apostó por sumarse a la Marea.

Y llegó el día del Abrazo, la Consejera con su equipo, Diputados Regionales y Nacionales, Alcaldes, incluso Gabarrón no quiso perderse la foto en un pueblo, su pueblo, que le sigue dando algo más que muestras de cariño. El primer objetivo se había cumplido: la lucha por recuperar el Castillo ya no era una cuestión local, y todos los medios de comunicación se hicieron eco de lo que ocurrió ese domingo 10 de abril.
Al finalizar el Abrazo, toda la clase política quiso hacerse una foto a los pies del símbolo de la ciudad junto a los miembros de la plataforma, mientras los ‘drones’ seguían haciendo sus fotografías.

Miguel ponte aquí con nosotros, me dijeron, pero el destino quiso que a mi hijo se le soltaran las narices en ese mismo instante, y ese día lo recordaré no como el día que no me hice una fotografía, sino el día que unas gotas de sangre de mi hijo se quedaron a los pies del Castillo para siempre. No creo que sea una metáfora, y que cueste sangre recuperar el Castillo de Mula, pero sí que costará sudor y lágrimas, pero estoy seguro que en el año 2020 sonreiremos.

La pelota, como se dice vulgarmente, está ahora mismo en el tejado de la administración, y los funcionarios, pero sobre todo, los cargos públicos no deberían cometer el grave error de ponerse a marear la perdiz, pues el año 2020 está a la vuelta de la esquina, y Mula no parará hasta celebrar ese año la puesta en valor del Castillo al servicio de los muleños y muleñas, que es lo mismo que decir, a disposición de las personas.