Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

PLATAFORMA MULA POR SU CASTILLO: 'No estamos locos, que sabemos lo que queremos'
( 12 Votos )
14.02.17 - MIGUEL HERNÁNDEZ
Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto 

Abrazo al Castillo

Así comienzan los coros de una de las canciones más populares de Ketama, y lo mismo podría decir de esta Plataforma que, a pesar de las piedras en el camino que sigue poniendo la administración regional en su caminar, sigue empeñada en que la ciudad de Mula rescate algo más que un símbolo, recupere su dignidad.

Este verano esta Plataforma cumplirá dos años, y han sido meses de nadar contracorriente, de propuestas para despertar a sus paisanos de su letargo, incluso de protestas que consiguieron más de un titular en los medios regionales. Mucha gente ha llevado su ‘orgullo azul’ más allá de nuestra geografía regional y nacional, y al igual que el 7º de Caballería se hizo famoso por morir con sus botas puestas, una muleña cayó en un programa de ámbito nacional (antena 3) con su camiseta puesta.

Han venido diputados regionales a ver el Castillo, tuvieron que ser recibidos hasta por el Presidente a pesar de que no estaba en su agenda, los han entrevistado por tierra, mar, y aire, hasta las redes sociales se han convertido en una de sus grandes aliadas, pero no es suficiente. Es la hora de poner todas las cartas boca arriba, se acabaron las promesas incumplidas y los plazos eternos. Los empleados públicos no deben convertirse en correa de transmisión de la desgana de una administración que avanza solo a empujones y tirones.

Para que esto cambie solo hay dos caminos posibles: Que la Plataforma siga concienciando, convenciendo, promoviendo, fomentando y haciendo partícipe a la sociedad regional en general y muleña en particular sobre la necesidad de que solo la presión será la palanca que haga saltar la banca, y la Asamblea Regional.

La oposición, que tiene la mayoría en la Asamblea Regional, tiene ante sí la posibilidad de saldar la deuda histórica y moral que tiene con el Castillo de Mula, pues no tengo la más mínima duda de que si el actual ejecutivo tuviera mayoría absoluta en Cartagena, a las piedras en el camino habría que añadir palos en las ruedas.

Podría decir que la Plataforma, como le dicen a los alumnos de infantil Progresan Adecuadamente (PA), que hasta ahora han conseguido algo que mucha gente pensaba que morirían tan solo en el intento, pero no, ya ni pueden ni deben parar, aún quedan muchos obstáculos que salvar, ríos que atravesar, puertas que abrir y cadenas que romper, y solos no podrán, por eso más que nunca necesitan el aliento de sus paisanos, el empuje de su ayuntamiento y la ilusión de miles de niños y niñas de esta ciudad, pero sobre todo, requieren de una Asamblea Regional que pegue un puñetazo encima de la mesa, y exija a la administración y a los empleados públicos que vuelvan a pisar el pie del acelerador, aquí está en juego algo más que un trámite administrativo, aquí de lo que estamos hablando es del papel de los empleados públicos en un procedimiento que a todas luces, está la Ley de su parte, y dilatar procesos de forma absurda por indicaciones o presiones, es hacernos un flaco favor a los propios empleados públicos. Los funcionarios, somos servidores públicos, nunca lo olvidemos, y el Castillo de Mula es un bien público, que tampoco  nadie lo olvide.

Hace tiempo, alguien dijo que soñaba con el día que pudiera  enseñar el Castillo a su nieto, en estos días me he enterado que hay ya una persona que no podrá ver cumplido ese sueño.

Este artículo está dedicado a todos los muleños que no podrán ver cumplido este sueño, pero que cuando se abra al público, seguro que estarán, y no solo en la memoria.