Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

¿SIGUEN SOBRANDO TRABAJADORES EN BMN - CAJAMURCIA?
( 8 Votos )
27.01.18 - MIGUEL HERNÁNDEZ

Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto           

 

Este pasado  sábado 27 de enero,  era noticia el nombramiento de D. Carlos Egea como Consejero de Bankia, así que el que era idolatrado, ensalzado y elevado casi a los altares de la Región de Murcia,  por una parte muy  importante de la sociedad murciana, no le afectará finalmente el ERE, y eso que cumple todos los requisitos para formar parte del mismo.

Mientras,  miles de trabajadores de su empresa  no saben si mañana al abrir su correo electrónico, les llegará un comunicado dándole las gracias por los servicios prestados, y  serán expulsados al paro.

Estos últimos días he tenido que ir a tres oficinas de BMN por motivos personales, y no entiendo por qué se está asumiendo con tanta facilidad  que sobran trabajadores en las entidades financieras.

Yo solo me he encontrado largas colas de personas, es cierto que en una inmensa mayoría personas digamos no jóvenes, esperando su turno, a unos trabajadores y trabajadoras que apenas tienen tiempo de levantar la cabeza de su puesto de trabajo, con una presión laboral tan excesiva como irresponsable por parte de quien la ejerce, todo esto sin contar con el estrés que ello conlleva y que afecta directamente a la salud de sus trabajadores. No me extrañaría un día de estos encontrarme a un cajero con un ‘gotero’ puesto conectado a una cafetera Nespresso.

Pero me sigue sorprendiendo que Don Carlos y Don José Ignacio, no piensen en ningún momento en esas personas que siguen haciendo cola y dedicando  horas de su tiempo a resolver sus problemas financieros y económicos frente a unos trabajadores que no dan abasto.

Es evidente que las tecnologías están cambiando algunos aspectos fundamentales de nuestra vida diaria, y que quizás los bancos ya no sean un negocio como hasta ahora había sido, pero nuestras vidas no van a cambiar de un día para otro ni de un año para otro, así que  harían bien Dos Carlos y Don José Ignacio en dejar de mirar todo el rato y todo el tiempo solo  hacia Europa, y mirar un poco más hacia las personas y sus trabajadores.

Lo peor de todo es que la negociación de un ERE es asumida ya por todos como algo irremediable, la eliminación de puestos de trabajo es innegociable, dicen desde las cúpulas, y lamentablemente los sindicatos asumen ese roll con tanta naturalidad que a veces es lógico que algunos piensen que el ‘pescado está vendido’.

 

¿Por qué renunciar a un fortalecimiento de las oficinas donde los trabajadores van hasta el cuello de trabajo?

¿Por qué permitir la sociedad que los bancos nos hagan hacer colas que a veces te hacen estar hasta más de una hora esperando turno?

¿Por qué los trabajadores permiten que les sigan exprimiendo hasta la última gota de su sangre?

¿Por qué los sindicatos renuncian a negociar que no se pierdan empleos cuando las oficinas siguen llenas de gente?.

 

Seguramente algún experto en economía me dirá que no tengo ni puta idea de lo que estoy hablando, y que para ser competitivos es necesario echar a miles de personas del banco, y quizás lleve razón este Máster en Economía por Cambridge, y que habla  inglés como yo domino el murciano,  pero  seguramente será el mismo que un día de estos, se mirará al espejo y será él quien al cumplir los 55 años de vida, reciba una carta en la que le diga: ‘Viejo, esto es el mercado amigo’.  Hasta luego Lucas, y yo mientras tanto, sigo aquí en la cola esperando mi turno