Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

Una tarde con el Presidente
( 22 Votos )
17.12.15 - MIGUEL HERNÁNDEZ
Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto 

 

¿Estoy hablando con un Presidente interino? Le pregunto a las primeras de cambio, corro el riesgo de que enseguida entre alguien para decirle que se tenía que ir. Me equivoqué. ¿Interino?, tenemos que hacer grandes cosas y las vamos a hacer me dice. Una persona tan profundamente creyente como es él, debería saber que Twitter a veces lo carga el diablo, y es que querer estar en todos lados conlleva riesgos a veces innecesarios.

 

Dice que es un tipo normal, pero no conozco a muchos tipos normales que a los 14 años ya dieran su primer mitin. Trabaja más de doce horas al día, como la inmensa mayoría de las personas enamoradas de su trabajo. Está convencido de llevar su proyecto hasta el final, y ni estar en minoría en la Asamblea ( El tripartito sólo quiere destruir, no construir, se queja) ni tener la ‘Espada del Auditorio’ encima de su cabeza le hace dudar ni un segundo, está más que convencido que terminarán archivando el caso, pues ni un euro se ha perdido por el camino.

 

Le faltan palabras para agradecer a Nuria, su mujer, todo lo que tiene que soportar por culpa de su vocación y profesión, pero cuando habla de sus hijas los ojos le traicionan, y en el fondo cree que el desayuno y la cena no es tiempo suficiente para compartir con ellas esta etapa de sus vidas, los fines de semana son sagrados, vaya donde vaya, el ‘pack familiar’ va completo.

Está seguro que nadie de los que confiaron en él para ser Presidente se ha sentido defraudado, cree haber cerrado la hemorragia de votantes que dieron la espalda al partido, el domingo se verá. Cuando oye el nombre de ‘Alí’ Bárcenas y los cuarenta ladrones, simplemente le da asco, huye como gato del agua de hacer juicios precipitados, y recuerda las dieciséis veces que los socialistas de Puerto Lumbreras lo han llevado hasta los tribunales. Toma notas de lo que considera interesante, cuando le digo el disparate que supone seguir invirtiendo dinero público en la Vía Verde del Noroeste, en vez de apostar por el Camino de la Vera Cruz, lo subraya, espero que alguien haga algo por evitar seguir malgastando el dinero. Hay temas que afectan a los funcionarios que desconoce, no tiene otra que delegar y confiar.

 

¿Bascuñana y Cámara seguirían siendo Delegado del Gobierno y Secretario General del PP si hubieran obtenido mil votos más? Le pregunto. Ahora sí que estoy seguro que sonará el teléfono diciendo que el tiempo se ha agotado. Me vuelvo a equivocar. Cree que Cámara no, y lo del Delegado hubiera hablado con Madrid, me dice. Aunque me temo que es de los que cree en el dicho popular de que agua pasada no mueve molino.

 

Cuando le pregunto si pondría la mano en el fuego por su equipo, responde que confía en ellos, y que se llevaría una gran decepción si alguno le falla. Reconoce que la gestión que se hizo de los listados de funcionarios publicados, fue mala y que faltó coordinación, pero no volverá a ocurrir, me dice.
No rehúye ningún tema, al contrario, entra ‘al trapo’ sin miedos y seguro de sí mismo. Pretende agarrarse a un clavo ardiendo si fuera necesario para evitar que la sangría de la Desaladora y el Aeropuerto sigan esquilmando las cuentas públicas.

Se sorprende cuando le digo que hay servicios privatizados que están saliendo mucho más caros que si se hicieran ‘tirando’ de las bolsas de trabajo, está de acuerdo conmigo, por fin, con poner en marcha un observatorio para disponer de un mapa de servicios privatizados. Más aún, aquí me sorprende a mí, y exigirá incluso un estudio económico de que es más eficaz y económico a corto y largo plazo externalizar un servicio, porque no duda de que la colaboración público – privada tiene largo recorrido, siempre y cuando la sartén por el mango la tenga la administración, aunque la realidad es bien distinta.

 

Es un disparate, me dice, tener tres bolsas de trabajo, hay que coger lo mejor de cada una de ellas y hacer un nuevo sistema. Va más allá, dice que el Gobierno ha tratado este tema, y que no tardarán mucho hacerle frente a estas desigualdades.

 

Aplaude sin reservas lo que está haciendo la plataforma ‘Mula por su Castillo’, de hecho me confirma que ha puesto a trabajar a gente exclusivamente en este tema para que se cumplan todos los trámites, y la orden que ha dado es clara: que el Castillo sea patrimonio de todos.

 

Roma no se hizo en un día, me dice, cuando planteo que una empresa con más de cincuenta mil empleados la mayoría van al trabajo sin ilusión. Estamos cambiando cosas, eso siempre chirría, ¿no me lo negarás Miguel?, no Presidente, le respondo, pero por ejemplo en el SMS están cambiando a peor. No le preocupa mucho la huelga convocada para el día 23, y está convencido de su capacidad de diálogo para reconducirla, pero sin dinero habrá que poner otros ‘encantos’ encima de la mesa para contentarlos, le digo.

 

Cualquier empresa con este número de empleados públicos es un bocado más que apetitoso para poder conseguir que sus trabajadores tuvieran ‘ofertas de ocio y tiempo libre’ a manos llenas, le digo. Lo haremos Miguel. De acuerdo Presidente, pero lo mismo me dijeron varios consejeros hace años y por aquí andamos, le reitero. Llevas razón, y pretendo hacer un concurso público incluso para que las empresas presenten sus ofertas.

 

Lo importante es crear mecanismos para premiar al que hace bien su trabajo, más que ‘castigar’ a quien no, me dice convencido de esta tésis.
Creer en la empresa. Este es uno de los objetivos que tiene con los empleados públicos. Sentirse orgullosos de formar parte de la Comunidad Autónoma como funcionarios, me dice, pero de momento, me temo que no sólo no lo está consiguiendo sino todo lo contrario. Dame tiempo, insiste.

 

Le preocupa lo que pase en la administración, pero todo indica que ha decidido delegarlo, pues antepone ante todo el millón y medio de murcianos a los que representa. Le pregunto por el Plan de Empleo, ¿Cómo se pone en marcha el décimo plan sin analizar los anteriores?, le digo.
Hasta que no se haga un Balance de lo anterior, no se da un paso en uno nuevo. Otra vez más la historia no dice eso, aunque es cierto que sería su primer Plan de Empleo.

 

Le gusta el cine, la pasada semana fueron a ver el puente de los espías, pero dos se metieron a ver a Tom Hanks y las otras dos a reírse un rato con ocho apellidos catalanes, le gusta su paisano Ginés como actor, pero el galés Anthony Hopkins es su favorito, ‘flipó’ con López de Ayala haciendo de Juana la Loca, aunque confía en la nueva generación de actores murcianos que están saliendo, acaba de terminar un libro sobre Kennedy y tiene ya dos libros nuevos esperándolo, uno de ellos de Coelho , y dentro de diez años se ve dando clases. ¿En la UCAM?, le pregunto, la respuesta es clara.

Este es el Presidente, un tipo normal insiste. El domingo tiene su primer examen parcial.

 

Apunte personal: Si PAS consige salvar el problema del Auditorio,  habrá limpia interna y entonces puede que haya Presidente para rato