Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

Desde nuestra responsabilidad vamos a trabajar para situar los servicios públicos al lugar que le corresponde (Miguel Borra. Presidente Nacional CSI.F)
( 12 Votos )
05.04.16 - MIGUEL HERNÁNDEZ
Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto 

Miguel Borra en el Congreso de CSI.F

Miguel Borra fue reelegido Presidente Nacional de CSI.F en el congreso celebrado a finales de septiembre de 2015 en Cáceres. Es por lo tanto el máximo responsable de la organización más representativa en las administraciones públicas. Con él hemos querido hablar entre otros temas, de la situación actual que vive España con un gobierno en funciones, de Cataluña, de como ve la recuperación de los derechos perdidos, incluso de la irrupción de esta organización en el sector privado, etc., y este es el resultado.

Bélgica estuvo dos años sin gobierno y el Estado funcionó gracias a un sector público fuerte, en España estamos ya prácticamente cuatro meses con un gobierno en funciones ¿Cómo puede influir esta situación en el sector público?

La profesionalidad de los empleados públicos de nuestras administraciones hace que nuestros ciudadanos no noten la ausencia del Gobierno, a efectos de los servicios públicos y prestaciones sociales. Lo que han notado han sido los recortes que se han producido durante la crisis, en las dos últimas legislaturas, en el descenso de la calidad de los servicios sociales, la educación, la sanidad…

¿Hasta cuándo pueden aguantar este parón nuestras administraciones?

Los ciudadanos han reclamado en las urnas un cambio que, por la fragmentación del voto, exige un acuerdo amplio. Desde CSIF exigimos nuevas políticas que favorezcan un empleo calidad y estable y un pacto de Estado para la gestión de nuestras administraciones públicas para evitar los errores en el gasto y el despilfarro que nos ha llevado a la situación actual y que al final lo pagan los ciudadanos en su bolsillo, en el empleo, el recorte en servicios. Y desde luego, exigimos una nueva política que dignifique el papel de los empleados públicos y sus condiciones laborales, después de tantos años de esfuerzo.

En Cataluña miles de empleados públicos pueden verse en los próximos meses en una situación muy difícil ¿Cómo ha afrontado su organización en Cataluña esta situación?

CSIF va a situarse siempre en el marco de la legalidad vigente, el estatuto de autonomía y la Constitución. Los empleados públicos, como no puede ser de otra manera, actuamos con independencia del poder político y conforme a las leyes. Por tanto, CSIF va a estar del lado de los trabajadores y trabajadoras públicos de Cataluña para evitar que por un conflicto legal entre el Gobierno de Cataluña y de España se vean perjudicados en su labor diaria.
Por eso hemos diseñado un protocolo que ampara a los empleados públicos y contempla actuaciones jurídicas ante órdenes de dudosa legalidad.

Ustedes han iniciado una campaña nacional para que se modifique la actual Ley Sindical ¿Por qué cree necesario y obligatorio que cambien las actuales reglas de juego?

El marco vigente de representación sindical fue diseñado por el PSOE en 1985, hace más de 30 años, dando un papel preponderante a las tradicionales organizaciones de clase, CC.OO y UGT. La sociedad española ha cambiado. Lo hemos visto en las últimas elecciones. La sociedad española es más plural y nosotros queremos, ni más ni menos, que este pluralismo se refleje también en el diálogo social con la presencia de más actores.
Queremos reducir el umbral de representatividad del 10 por ciento actual al 5 por ciento, tal y como ocurre en el Congreso de los Diputados, para romper el ‘bipartidismo’ sindical que representan UGT y CC.OO y dar más opciones de elegir a otros sindicatos a los trabajadores y trabajadoras españoles.

CSI.F está entrando fuerte en el sector privado ¿Cree que parte del futuro de su organización está en este sector?

Desde luego. Es que nos lo están pidiendo. Los trabajadores de empresas privadas se acercan a nuestro sindicato porque no se sienten representados por los sindicatos de clase y quieren una organización profesional e independiente que no se mueva por consignas políticas. CSIF va a estar ahí, asumiendo el papel que le toca jugar en la sociedad española. Ya estamos en empresas como Michelín, Coca Cola, Heineken, Cuétara, Notarías, empresas de seguridad y de servicios…

Los sindicatos en general en los últimos años, están perdiendo afiliación ¿CSI.F también ha notado la crisis en su afiliación?

CSIF ha recuperado ya prácticamente toda la afiliación que perdió durante la crisis y como consecuencia de la reducción de las ofertas de empleo público. Además, al contrario que otros sindicatos, solo contabilizamos a las personas que están al corriente de pago, ni simpatizantes, ni colaboradores… Al contrario que otras organizaciones, ya estamos creciendo.

En los últimos años se han perdido miles de empleos públicos y muchos derechos ¿Cuándo cree que podrá terminar de recuperarse todo lo perdido?

CSIF durante la crisis ha ejercido de altavoz de las demandas y preocupaciones del colectivo de empleados públicos; lo hemos llevado al corazón del debate público y creo que hemos conseguido recuperar algunas cosas: el 50 por ciento de la paga extra, los moscosos, desbloquear la oferta de empleo público y después de más de cinco años hemos hecho mover ficha al Gobierno para descongelar los sueldos.
Ahora que parece que estamos saliendo de la crisis vamos a poner toda la carne en el asador para avanzar en la recuperación salarial, las plantillas, mejorar los horarios y recuperar recortes como los descuentos en la nómina por baja médica.

¿Cómo ve el sector público español dentro de una década, más fuerte o más débil que hoy en día?

Creo que los diferentes partidos han escuchado el mensaje de la sociedad en general y en particular el de organizaciones como la nuestra: se acabaron los recortes. Desde nuestra responsabilidad vamos a trabajar para volver a situar a nuestras administraciones, los servicios públicos y a sus trabajadores en el lugar que les corresponde.