Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

El Chaleco (Alhama): Camino de las estrellas: ¿Michelín?
( 36 Votos )
20.09.17 - MIGUEL HERNÁNDEZ
Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto 

Maria del Mar y Ginés con su equipo de El Chaleco

Cuando en un restaurante se unen la ilusión, el equilibrio y la pasión, el resultado no puede ser otro que disfrutar de uno de los lugares que hoy en día te ofrece una calidad difícil de encontrar.

El Chaleco: Año I

Acaban de cumplir un año, y María del Mar y Ginés han conseguido no solo cerrar el libro de la historia de este restaurante, sino que han empezado a escribir el suyo propio, y lo mejor de todo, es que hay muchas páginas por rellenar, y que a nadie extrañe si dentro de un tiempo, una estrella en forma de Michelín pudiera aparecer por este rincón de la Región.

De momento, El nuevo Chaleco está al alcance de mucha más gente, y solo si mantienen su relación calidad precio seguirán creciendo y afianzándose en un sector que es difícil llegar, pero mucho más complicado mantenerse.

Siempre he defendido que la presentación es un aspecto importante a la hora de sentarse a comer, pero que la clave de todo está en el trato humano, sentirse cómodo, igual que si estuvieras en tu casa o en casa de unos amigos, lo consiguen pocos restaurantes, si a esto le sumas que su apuesta por la calidad del producto es fundamental, es cuando te das cuenta que el éxito o fracaso de un restaurante es que cuando te levantas, no te sientas engañado ni atracado.

Tengo que reconocer que solo por probar su Pulpo Crujiente con Patata Trufada, pídela, aunque sea media ración, merece la pena acercarse, sus carnes están no solo perfectamente elaboradas, sino que la calidad de la misma prima por encima de cualquier aspecto, sus Manitas de Cerdo son simplemente tan sabrosas como deliciosas.

El Foie juega un papel corto pero fundamental en algunos de sus platos.

Sí quieres un día sorprender a alguien, o mejor aún, sorprenderte a ti mismo, date el lujo y el placer de acercarte a Alhama de Murcia, comprobarás que no hace falta dejarse un dineral en disfrutar de un restaurante que comienza a tener no solo cabeza y corazón, sino también alma.

Tiene un menú de quince euros que merece la pena, incluso ofrece un menú especial de veinticinco, no incluye bebida, donde el abanico de alternativas es sorprendente y llamativo, pero si te quieres dar un gustazo, a precios más o menos moderados, no lo dudes. Un lujo de vez en cuando merece la pena.

PD: Nunca pensé que una pequeña y perdida pedanía como Fuente Librilla  escondiera tanto talento.