Miguel Hernández Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.

"EL BAR DEL JUANJO Y LA MARÍA": TAPAS EN ESTADO PURO
( 14 Votos )
01.04.18 - MIGUEL HERNÁNDEZ

Una oportunidad única para disfrutar de Cartagena en agosto           

 Fotos: Fran Puche

María Gabarrón, apunten este nombre. Si yo abriera un restaurante no dudaría en ficharla. Imaginación, trabajo, simpatía, empatía, y siempre una sonrisa que esconde su gran timidez. Junto a su marido Juanjo, regentan en La Puebla de Mula un bar que esconde en su cocina lo que no puedes imaginar.

Lo primero que llama la atención en esta pedanía de Mula es la falta preocupante de una zona de aparcamientos, es increíble que bajo el Castillo de La Puebla, haya gente que tenga que irse a otro lugar a comer por falta de aparcamientos, así que el ayuntamiento tiene no solo un problema, sino que debería urgentemente buscar una solución.

El Bar del Juanjo, como se le conoce por allí, aunque después de visitarlo, deberían llamarle ‘Del Juanjo y la María’, es una auténtica caja de sorpresas. Un bar sin ningún expositor, sin apenas decoración que raya lo minimalista, es capaz de ponerle a uno los pelos de punta cuando comienzan a pasar sobre tu mirada el Panganico (buñuelo de chipirón), su fantástico Pincho de Oreja muy bien logrado por cierto,  su Habemus Fúa (picado de solomillo con Foie), en honor al que fuera Papa de Troya y que es oriundo de esta pedanía, incluso su Alcachofa Mari-Cari recién reconstruida merece la pena,  hasta el gran pintor muleño Nono García tiene su particular capricho (Turrón de Foie). De hecho, este local fue el ganador el pasado año en la Ruta de la Tapa con su ‘La Niña Disparos’ (Falso sushi de mejillón).

En el local apenas caben entre treinta y cincuenta personas, aunque a partir de la primavera las mesas en la calle les permite llegar hasta los ochenta o noventa comensales, un hándicap importante, aunque rehúyen al oír la palabra crecer.

Ni Juanjo ni María buscan medallas ni mucho menos estrellas Michelín, solo quieren seguir disfrutando inventando nuevas tapas que ofrecer a sus clientes. Saben que uno de sus puntos fuertes es la relación calidad precio, donde todas las tapas tienen un precio justo y a veces ajustado, lo que le otorga un valor añadido.

Les encanta ir por otros lugares buscando nuevos sabores, para luego introducirlos en su establecimiento. Cuando uno se va y echa un vistazo a la cocina,  descubres  que no hace falta cocinas industriales y majestuosas para hacer magia, y este bar es la mejor muestra de ello. Su magia es de tapete, la mejor que hay dicen los entendidos.

La gran crisis de los 90, fue el detonante para que Juanjo se decidiera por emprender esta aventura, él y su mujer son el  ejemplo de la necesidad humana de reinventarse cada mañana para salir adelante, y cuando de la necesidad se hace virtud, aparecen las sopresas.

Si no conocen este lugar, les aseguro que si vienen algún día, lo único que les garantizo  es que repetirán, siempre y cuando puedan aparcar, el ayuntamiento tiene una deuda pendiente en esta pedanía, esperemos que les permitan  crecer, por su bien y por los clientes.

Teléfonos de contacto: 639 079 481 - 669 723 386